Seis consejos para controlar la ansiedad en la primera cita

Habéis quedado, es la primera vez que os veis. Ohhh Dios, emoción, intriga y dolor de barriga. Ya no es que tengas mariposas en el estómago, es que tienes tembleque de piernas, malestar general y sudoración fría. Te gusta esa chica/o y no quieres estropearlo en la primera cita. Es más, quieres que vaya todo sobre ruedas. Pero, ¿cómo controlar esa ansiedad que va creciendo según se va acercando la hora de la verdad? Tranquilo/a: te damos una serie de consejos para que todo vaya más relajado y no, nos referimos al que el amigo del protagonista de Algo pasa con Mary le daba ante su angustia por el inminente encuentro con Cameron Díaz, los nuestros son más mentales y de respiración que físicos propiamente dichos. Toma buena nota, suerte y al toro:

1-No te pongas en lo peor: “Seguro que la cago diciendo algo inapropiado, fijo que no le gusto, voy vestido como un payaso, hoy me veo especialmente feo/a…”. No hay duda alguna: somos nuestro peor enemigo y nos torturamos gratuitamente con ideas que no nos aportan nada, más que pasar un mal rato. Y puede parecer una tontería pero todos esos pensamientos minan nuestra auto-estima y además, generan estrés. ¿Por qué no pruebas a pensar en positivo en vez de ponerte en lo peor? En cuanto te percates de que una de estas ideas negativas aparece, neutralízala diciéndote algo bonito.

2-No es un examen de final de carrera, es solo una cita: el humor ayuda a liberar malos rollos, así que, ¿por qué no le quitas hierro? Si sale mal, no habrás perdido nada, a lo sumo, habrás conocido a alguien nuevo. Y si sale bien, pues estupendo. Ve sin ideas preconcebidas ni haciéndote películas en la cabeza, simplemente con la intención de pasar un rato divertido y conocer a alguien nuevo. Pueden ayudarte ejercicios respiratorios antes de: bien de los que se hacen en yoga o de los que se hacen en pilates. Inspiraciones y espiraciones profundas te vendrán de maravilla y te sentirás después mucho más tranquilo/a.

3-No lleves conversaciones ensayadas. No hay nada mejor que la frescura y el dejarse llevar, porque además, si ensayas mucho antes fijo que se te trabará la lengua y acabarás diciendo incoherencias.

4-Muéstrate tal y como eres: No pretendas ser otro/a, ni hacerte el interesante ni dártelas de nada.. La sinceridad es un punto a tu favor, intenta sacar lo mejor que tienes.

5-En vez de focalizarte en ti, hazlo en el otro/a: Habéis quedado para conoceros, porque él/ella tiene algo que te interesa o atrae, así que en vez de ir torturándote con tus complejos y tus defectos, ¿por qué simplemente no te dedicas a escuchar activamente y a prestar atención a esa persona? Verás que tus pensamientos negativos desaparecerán rápidamente…

6-Imagínate que ya habéis pasado la primera barrera, el encuentro: Todo va sobre ruedas y pasáis al sexo. Y los nervios vuelven, claro está, y también, el estado de ansiedad. ¿Qué hacer? “La principal causa de los nervios ante un encuentro sexual es el miedo: a no gustar a la pareja sexual, miedo a no sentir placer, a no dejarse llevar, al contagio de ITS, a no rendir sexualmente, etc.. Lo mejor para bajar los niveles de ansiedad es desmitificar creencias irracionales, mitos e ideas preconcebidas porque detrás de todo eso se esconde una educación sexual pésima (a menos que haya algún problema de origen psicológico como por ejemplo una experiencia traumática). Luego siempre podemos trabajar técnicas de relajación, como la respiración abdominal o la relajación muscular. También hay que recordar que no hay que marcarse unos objetivos o expectativas determinadas porque en el sexo no se trata de medir, se trata de disfrutar”, aconseja la sexóloga María Esclapez.

Click aquí para cancelar la respuesta.