¿Se puede prevenir la cistitis?

Si eres chica seguro que sabes de lo que hablamos porque es una dolencia muy muy común: la cistitis es una infección de la vejiga causada por bacterias, suele afectar más a las mujeres porque su uretra es más corta y está más cerca del ano.  Existen muchos microorganismos que pueden infectar las vías urinarias, aunque uno de los más comunes es el E.Coli. Entre un 10% y un 20% de las mujeres sufrirán al menos un episodio de cistitis a lo largo de su vida, es más, las hay que son especialmente sensibles a esta dolencia y las pueden tener de repetición.

Si la has tenido alguna vez sabrás de lo que hablamos: supone un aumento del número de micciones acompañado, lamentablemente, de bastante dolor al orinar. Es decir, te pasarás el día queriendo ir al servicio y temiéndolo al mismo tiempo porque resulta doloroso. ¿Qué hacer? Evidentemente, consultar inmediatamente al médico: no es un problema grave pero requiere de medicación, habitualmente, antibióticos. Al concentrarse las bacterias en la orina para diagnosticarlo se suele tomar una muestra de orina.

woman with hands holding her crotch in toilet

Pero, vayamos con el titular de este artículo, ¿se puede prevenir de alguna forma esta desagradable dolencia? Pues sí: las probabilidades de pasar por una se reducen adoptando una sencillas pautas:

Hidratarse: ya hemos hablado en numerosas ocasiones en El Sextante de los beneficios de la hidratación. En este caso también ayuda, consumir un mínimo de 6-8 vasos al día, preferiblemente de mineralización débil.

Orinar con frecuencia: no es conveniente aguantarse las ganas ya que favorecen la proliferación de gérmenes y por extensión, de infecciones.

– Importantísimo: hacer pis siempre después del acto sexual. Esto también lo hemos repetido hasta la saciedad, es importante hacerlo para eliminar las posibles bacterias que hayan penetrado en la vagina durante el coito.

Evitar los lavados vaginales frecuentes. El uso continuado de jabón afecta a la flora o sea, a veces solemos pasarnos de higiene y esto tiene consecuencias negativas.

– Después de una evacuación digestiva, limpiarse debidamente: en el caso de las mujeres, deben hacerlo de delante hacia atrás, y no al revés, para evitar que las bacterias que pueda haber en el ano pasen a la vagina.

Los arándanos son un excelente remedio: los extractos de esta fruta han demostrado capacidad para reducir al repetición de infecciones de orina. Hacen que la orina se acidifique lo que favorece la eliminación de gérmenes. Además, tienen otro efecto positivo: dificultan la adhesión de las bacterias a la pared de la vejiga. Así que ya sabes, inclúyelos en tu dieta de forma habitual, máxime si eres propensa a padecer cistitis.

Click aquí para cancelar la respuesta.