Se puede aunque cueste: claves para una relación feliz

Una relación no es fácil de mantener. Para que sea buena se necesita un montón de esfuerzo (a diario). Pero con voluntad por parte de los dos y estas pautas podéis lograr la felicidad-estabilidad (y que perdure en el tiempo). ¡Seréis un equipo!

-Respeto mutuo. Si no os respetáis, habrá signos de lucha de poder constante entre los dos. Es algo básico para que dos individuos diferentes sean compatibles entre sí. Las parejas que se respetan hablan el uno al otro en un tono cariñoso. Se muestran pacientes, amables y comprensivos. Respetar a otra persona consiste en actuar de tal manera que no dañes al otro (tanto en el aspecto físico como en el emocional). Por lo tanto, cuando se pierde, es muy difícil mantener la relación porque el otro se siente atacado y trata de defenderse.

-Argumentar, no discutir. No existen las parejas perfectas. Todas riñen, porque no siempre se está de acuerdo. Esto es normal, y positivo, a veces, cuando se hace con respeto. ¿Y si en vez de pelearos alzando la voz probáis a exponer, de forma calmada, vuestros puntos de vista? Esto requiere que os escuchéis, habléis por turnos, y nada de recurrir a insultos, amenazas, sarcasmo o gritos. Las conductas de desprecio tienen un efecto corrosivo en la relación.

Woman Watching Man Ironing Shirt In Kitchen

-Tener metas en común. Vuestros objetivos individuales y de pareja deben estar alineados, para así estar en armonía y lograr vuestros sueños. Estos os mantendrá motivados para conseguirlos juntos. Debéis hablar sobre la que deseáis ser y lo que queréis hacer en los próximos meses y años. Se trata de imaginaros en el futuro y poneros metas realistas. Para que esos deseos se hagan realidad, también es necesario compartir los mismos valores.

-Una buena comunicación. Es esencial para que una relación funcione. Practicar la escucha activa, no querer imponer siempre tu criterio, hablar de tus sentimientos sin insultar son algunas pautas básicas para lograr comunicaros de forma sana.

-Finanzas unidas. El dinero causa muchos conflictos en la pareja. Cada uno debe tener su propia cuenta corriente y tarjeta de crédito y gastar lo que quiera. Pero a la vez también es muy recomendable tener una en común para pagar todos los gastos de la casa del mes. Si vuestros ingresos son similares, podéis poner la misma cantidad. Si no, hacedlo de forma proporcional. Para administrar el dinero debéis hacer un esfuerzo conjunto. Y procurad invertir algo de ese dinero en mejorar vuestra relación.

-Sonreír a la vida. O, lo que es lo mismo, sed divertidos. ¿Para qué estar amargados todo el día? Si solo transmites eso, solo recibirás eso. Y al revés, si siempre estás de buen rollito, vuestro estado natural será la alegría. Está demostrado que las parejas que realizan juntos actividades divertidas permanecen unidos más tiempo.

-Estar de acuerdo en las relaciones sexuales. Se trata de hacer un pacto en el que acordéis todo lo relacionado con el sexo. Toca hablar y hablar para cuadrar necesidades, gustos… y exponer cómo entendéis cada uno lo que debe ser una pareja.

-Repartir tareas domésticas. Las parejas que comparten las responsabilidades de la casa por igual tienen una relación más feliz. Es más, incluso existe un estudio de la Universidad de Cornwell, publicado en Journal of Marriage and Family, que concluye que quienes se las reparten tienen más relaciones sexuales de forma regular.

Bonus track: en las parejas con hijos, resulta fundamental ponerse de acuerdo en todo lo que se refiere a la educación.

Click aquí para cancelar la respuesta.