Saunas gays: ¿cómo comportarse en ellas?

Hombres desnudos que pasean tranquilamente, se relajan y hablan entre sí mientras observan a otros hombres en un ambiente de lo más caliente. Las saunas gays suponen una alternativa al cruising y a las aplicaciones de contactos. El tamaño así como los servicios que ofrecen varían dependiendo de cada una. Baño turco, sauna seca, cuarto oscuro, jacuzzi, piscina, cabinas e incluso bar son algunas de las cosas que puedes encontrar en ellas. Si nunca has ido a una pero tienes ganas de probar, te contamos las cosas que debes saber para no sentirte desubicado. Recuerda que relajarse y dejarse llevar son las claves básicas para disfrutar de la experiencia.

Dentro no vas a necesitar tu ropa

Para ir a la sauna no vas a tener que preocuparte de elegir modelito. Al entrar al local encontrarás la recepción, donde tendrás que pagar la entrada cuyo precio varía dependiendo de cada una. Te dejarán una toalla, unas chanclas y las llaves de tu taquilla para que dejes tus cosas. En algunas saunas también te proporcionarán condón y lubricante, pero no está de más que esto lo lleves tú de casa por si acaso. Una vez que tienes todo el pack, puedes entrar al vestuario, donde encontrarás las taquillas. Busca la tuya. Allí puedes desnudarte y dejar tu ropa. La toalla, las chanclas y tu llave a modo de pulsera formarán tu look de sauna.

Young handsome man with towel showing

Presta atención al lenguaje no verbal

El contacto entre los hombres en la sauna se da de forma natural. Los gestos de complicidad y las miradas son parte del lenguaje no verbal que puede propiciar un encuentro sexual allí dentro. Por los estrechos pasillos, entre vapores y en la oscuridad de alguna de las estancias puede que notes que alguien te roza buscando iniciar algo. Si la persona te gusta y te apetece, déjate llevar; por el contrario, si alguien comienza un acercamiento a ti para tener sexo pero tú no quieres, apártale la mano y déjaselo claro sin dudar. A la hora de flirtear, respeta y haz que te respeten. Tú decides con quién quieres estar y con quién no, igual que ellos. A la sauna no solo se va a tener sexo, puedes ir simplemente a relajarte y a contemplar el ambiente.

Explora las diferentes zonas

Como podrás imaginar, las saunas son mucho más que lo que su nombre indica. Aunque no todas son igual de completas, suelen contar con espacios de lo más variados. Las duchas son algo que sí que encontrarás en todas las saunas y que garantizan la higiene antes de acceder a otras zonas del local. Además, son un lugar ideal para iniciar el coqueteo entre jabón y chorros de agua. Allí podrás ver a algunos de los hombres que te vas a encontrar dentro, por lo que irás conociendo el terreno. Por otra parte, las salas privadas o cabinas son los lugares más adecuados para los encuentros sexuales dentro de las saunas. La diferencia con los cuartos oscuros es que en estas encontrarás más luz y podrás tumbarte en colchonetas. Si eres pudoroso lo primero no te hará mucha gracia, pero lo de no tener que tener sexo solamente de pie será una de las ventajas que te aporte este lugar.

El baño turco es otra de las áreas donde la gente tiene relaciones sexuales dentro de las saunas gays. La piscina, el jacuzzi o la sauna seca son zonas en las que podrás relajarte, observar y flirtear. Las saunas también suelen contar con un bar en el que puedes pedirte algo para beber. Con el calor dentro y fuera de tu cuerpo, seguro que te viene muy bien tomarte algo fresco. No te preocupes, no tendrás que pagarlo en la barra. Simplemente deberás mostrar el número de tu llave y te cargarán el importe a tu cuenta para que lo pagues a la salida.

Da rienda suelta a tu imaginación

A veces, en la sauna gay te sentirás como si estuvieses dentro una película porno. Verás cómo otros chicos tienen sexo entre sí en los diferentes espacios. Serás testigo de tríos, orgías, masturbaciones en solitario y relaciones sexuales a las que podrás unirte si realizas un acercamiento y los protagonistas están de acuerdo en que te sumes. Si es así, podrás cumplir esas fantasías que tantas veces te habían puesto a cien.

No olvides la higiene y la protección

En la taquilla te dieron una toalla que debes usar para ponerla en los lugares en los que te sientes o donde vayas a tumbarte. Recuerda que alguien se pondrá ahí después de ti y también querrá encontrarse la zona limpia. Por otro lado, es muy importante que utilices el preservativo en tus  relaciones sexuales en la sauna. El sexo con gente que no conoces de nada puede exponerte a enfermedades de transmisión sexual que puedes evitar protegiéndote de forma adecuada.

Click aquí para cancelar la respuesta.