Sangrados irregulares, ¿me tengo que preocupar?

Notamos una humedad entre las piernas y en seguida nos ponemos a contar. No, todavía no estamos en esos días, pero cuando vamos al baño encontramos un ligero sangrado, ¿es normal? Lo cierto es que no todos los sangrados vaginales tienen que ver con la menstruación.  Es posible que se produzcan sangrados irregulares por otros motivos, pero es importante distinguir cuáles deben alertarnos, o pueden ser el síntoma de algo más grave, y cuáles simplemente deberemos vigilar, porque pueden tener su explicación.

La primera idea a dejar clara es que “La mayoría de los sangrados vaginales anormales son secundarios a alteraciones hormonales que pueden estar motivadas por el estrés, cambios en los hábitos de vida de la mujer, como cuando se realizan dietas o exceso de ejercicio,  por patología tiroidea, toma de medicamentos, toma de anticonceptivos, trastornos perimenopáusicos, etc.”, explica la doctora Alcalá Llorente, jefe de sección del servicio de ginecología del Hospital Universitario HM Montepríncipe.

Es decir, que si bien no son una alerta en sí misma, sí que pueden estar avisándonos de que necesitamos cambiar algo en nuestra rutina.  Y es que muchas veces nuestro cuerpo no es en sí el problema, sino que simplemente nos está mandado mensajes que debemos saber interpretar.

Bloodstains on a white sheet

Sin embargo, también puede haber otras explicaciones que debemos tener en cuenta, y es que un sangrado irregular también puede producirse, según la experta, debido a “la presencia de patología orgánica benigna como miomas, pólipos, quistes anexiales,  inflamaciones o infecciones del tracto genital, y también a patología orgánica maligna”. En estos casos, “lo recomendable es que ante esta eventualidad la mujer  acuda a realizarse un reconocimiento ginecológico, que permitirá mediante la exploración, citología, ecografía y examen analítico determinar el origen del proceso para tratarlo adecuadamente”.

¿Pero cómo saber ante qué caso estamos? Uno de los problemas es saber distinguir cuál es el mensaje que nos manda ese sangrado irregular, y es que en realidad no hay una clave que explique cómo es cada tipo de sangrado. Según la doctora Llorente  “puede ser de lo más variado, como el que se produce durante la menstruación en cuanto a cantidad y tipo de flujo, oscuro y en escasa cantidad, claro y acuoso, etc.”

Es importante vigilar la periodicidad del sangrado

Quizás más que vigilar el tipo de sangrado, sea más importante el momento o la periodicidad con la que aparece. Las señales que deben preocuparnos, según la ginecóloga, son que “El sangrado aparezca de forma persistente fuera de los periodos menstruales, o tras mantener relaciones sexuales”. Igualmente, también habría que consultar  “Cuando  dentro del periodo menstrual  el sangrado es muy abundante o dura muchos días y esta situación se repite durante varios ciclos, y siempre que la mujer sangre una vez se ha establecido la menopausia o se encuentre embarazada”.

Si bien, antes de ponernos en lo peor, es importante que aunque consultemos a un especialista, tengamos en cuenta que “no es infrecuente que aparezcan este tipo de sangrados en algún momento a lo largo de la vida reproductiva de la mujer motivados,  la mayor parte de la veces, a alteraciones funcionales puntuales”.

Click aquí para cancelar la respuesta.