¿Sabías que el sudor es un estimulante sexual?

Uh-uh. Seguramente habrás echado en las últimas horas un ojo a la previsión del tiempo en la app de tu móvil y te habrás dicho: ojito, porque ya ha llegado el verano. Las temperaturas por encima de 30 grados traen consigo muchas alegrías: menos ropa y más exhibición de carne, una mayor predisposición a conocer (y encamarse con) gente y, en definitiva, días y noches mejor aprovechados…

Pero el calorcito también trae bajo el brazo, -nunca mejor dicho- el sudor. Su-dor, ese fluido corporal que nuestro organismo expele para regular nuestro calorcillo interno. Y, ojo, porque, pese a que es necesario, hay gente a la que le parece poco sexy estar por ahí chorreando. Pues bien, no hay que temer al sudor porque es un gran aliado para establecer relaciones sexuales.

El sudor masculino “fresco”, -con esto queremos decir que aún no se ha expuesto al oxígeno en exceso-, contiene androstenol, una feromona que atractiva para las mujeres. Esta sustancia resulta muy atrayente para las mujeres. Eso sí, dura muy poco antes de oxidarse y transformare en androstenona, que es desagradable para las mayoría de las féminas.

Refreshment after exercise

Además de este componente químico, hay una correlación de ideas en relación con el sudor. Para muchas mujeres, ver a un hombre atractivo sudando mientras hace ejercicio se conecta con la idea de que es una persona que se cuida y que está sana. Obviamente, si el hombre suda abundantemente en posición de reposo esa atracción desaparece.

En el caso de los hombres, aunque el sudor de las mujeres no tiene esa misma concentración de feromonas, son muchos los que manifiestan que ver la piel perlada de una mujer les pone bastante. A eso contribuye, sin duda, que el sudor femenino no desprende un olor tan potente, así que lo que prevalece es el efecto brillo. Un paseo por las páginas de vídeos pornográficos en Internet no da lugar a error: las etiquetas ‘sweat’ (sudor) o ‘sweaty’ reúnen un número considerable de escenas.

Por último, está el hecho de que el sudor durante una sesión de sexo es sinónimo de pasión y de entrega, siempre que no se produzca por motivos de nerviosismo. Además, también sirve para abrir los poros y limpiarlos, con lo que, además de un orgasmo, estaremos depurando nuestra piel. Lo que viene siendo un win win.

Pues sí, el calor y el sudor que, sí o sí, viene de la mano con las altas temperaturas del verano puede ser un aliado y no un enemigo para las relaciones sexuales. Aficionados al sudor y a su aroma los hay de ambos lados, tanto mujeres con hombres, e incluso en Wikipedia aparece el término sudorofilia, que define la atracción por este fluido cuando lo produce la pareja sexual.

Otro relacionado con el sudor y su aprovechamiento en el plano erótico es la salofilia, que, además, también contempla el interés por la saliva o el semen. Pero esto, como se suele decir, es ya otro tema…

Click aquí para cancelar la respuesta.