¿Sabes qué es el "Bud sex"?

Hay hombres que, aunque son exclusivamente heterosexuales, tienen o han tenido contacto sexual esporádico con otros hombres. No se identifican como gays ni como bisexuales, simplemente practican el ‘Bud sex’. Este es el nombre que explica este tipo de práctica con la que, según los expertos, se busca la novedad, la transgresión, el hacer algo fuera de lo común y, en definitiva, el sentirse en un ambiente cargado de sexualidad.

Hay quienes opinan que los hombres que practican ‘Bud sex’ no pueden considerarse heterosexuales. Sin embargo, los expertos rectifican esta creencia equivocada. La sexóloga Núria Jorba afirma que “una cosa es nuestra orientación sexual y otra es el hecho de probar distintas prácticas.” Según la experta, “la práctica homosexual puede gustar a hombres que no se consideran gays ni bisexuales por ofrecerles unas sensaciones y un placer que en sus relaciones de pareja heterosexual no encuentran”.

Gays

Según los estudios publicados, el ‘Bud sex’ se da sobre todo en ambientes rurales, así como en regimientos militares, cárceles e incluso en barrios conservadores. La mayor parte de los hombres que llevan a cabo esta práctica están casados o emparejados con una mujer. La sexóloga Núria Jorba explica que “es el hacer algo fuera de la orientación sexual que una persona tiene lo que produce en muchas ocasiones una elevada excitación”.

El ‘Bud sex’ suele constituir una práctica exclusivamente sexual en la que la parte emocional, sentimental y relacional no se busca ni se propicia. “Normalmente se evitan los besos, el conectar o poder sentir algo por alguien. El factor romántico está exento”, aclara Jorba. Hasta dónde llegan los hombres heterosexuales que tienen relaciones con otros hombres depende de cada persona.

“Hay personas que llegan hasta el final y saben situarlo y etiquetarlo mentalmente como una práctica puntual que no les hace cuestionarse su orientación”, cuenta Jorba, quien añade que “hay quienes prefieren no llegar a la penetración porque no es lo que buscan o porque les puede desestabilizar a nivel de identidad sexual”.

El término viene de la Universidad de Oregón

El término ‘Bud sex’, que en español significa sexo entre colegas, tiene su origen en un reciente estudio de Tony Silva, sociólogo de la Universidad de Oregón. Según la investigación de Silva, este tipo de relaciones son consideradas por sus protagonistas como un simple desahogo sexual entre amigos. Por su parte, la profesora Jane Ward de la Universidad de California publicó un estudio en 2015 llamado “Not gay: sex between straight white men” en el que también se hacía hincapié en esa consideración del ‘Bud-sex’ como un simple juego por parte de los hombres que lo practican.

La mayoría de los chicos que lo practican o han practicado alguna vez lo mantienen en secreto. Muchos de ellos no quieren que se cuestione su orientación sexual. Hay sectores del colectivo gay que ven este tipo de actitud por parte de los ‘Bud sex’ como una especie de reacción homofóbica, Sustentan este argumento en el hecho de que, según ellos, muchos de los hombres que tienen sexo con otros hombres se preocupan en exceso de reivindicar su masculinidad, rechazando por completo toda asociación con la idea de homosexualidad o feminidad y reniegan de todo comportamiento que pueda calificarse como gay.

Jorba aclara que estas prácticas han existido a lo largo de la historia “debido a que la sexualidad masculina siempre ha sido muy rígida respecto a ser heterosexual o gay”. Puede que el ‘Bud sex’ haya sido la forma que los heterosexuales han tenido para disfrutar de prácticas gays huyendo de ser etiquetados. O quizás sea todo más sencillo la respuesta esté en la teoría de Kinsey que explica que la mayoría de las personas no son 100% homosexuales ni 100% heterosexuales.

Click aquí para cancelar la respuesta.