Una piscina y una inglesa viciosa