Reiventando el Kamasutra: posturas para todas las orientaciones

Kamasutra solo hay uno, ese librito hindú que ha llegado hasta nosotros con sus cientos de posturas, pero en realidad, ¿cuántos Kamasutras conoces? Seguro que has oído hablar y, no lo niegues, también le has echado un vistazo al Kamasutra lésbico, al gay y por supuesto al clásico, pero cuando queremos ampliar nuestras relaciones, incorporar a nuevas personas o dar rienda suelta a nuestras fantasías poliamorosas todos se nos quedan cortos. ¿Qué posturas son las mejores para hacer un trío, para relaciones abiertas o sexualidades no normativas? ¡Necesitamos un Kamasutra LGTB!

Que no cunda el pánico, que lo vamos a arreglar. Vamos a dejar el postureo para las redes sociales, no vamos a contorsionarnos como acróbatas de circo ni vamos a proponeros posturas imposibles. Puedes dejar tu traje de elasticgirl que esta vez no lo vas a necesitar. Tan solo hay que ponerle un poco de imaginación, sacarle partido a lo que tenemos en casa y, bueno, no estaría mal preparar un poco de picoteo para posibles invitados sorpresa.
Os proponemos una serie de posturas que sirvan para todo el mundo sin importar su género ni orientación sexual. Son posturas unisex, como esa camiseta que te gusta tanto.

Por dónde podemos empezar…

Aprovechando los rincones de nuestras casas. Ya te avisamos que no vas a volver a ver de la misma forma ese sillón, esa silla tan cómoda ni ese marco de la puerta. En casa podemos tener los mejores juguetes sexuales.

La puerta atascada
Es tan sencilla como formar una X con los cuerpos en medio de la puerta. Uno frente a otro ambos apoyando la espalda contra el marco contrario y los pies al otro extremo. Las pelvis tienen que encajar justo en el centro para que pueda haber contacto, se rocen u os comencéis a estimular. Está pensada para dos, pero admite la entrada de terceros. Por ejemplo si se coloca justo en el centro y así puede ser tocado o penetrado por delante y por detrás.
Dónde lo hago: Exclusivamente en la puerta. Elige la que quieras, si te animas a usar la de la salida a la calle ganas puntos extra.
Dificultad: 2/5.
Variantes: Uno de los dos puede darse la vuelta dándole la espalda a su compañero y así hacer una versión más atrevida.

El movimiento del océano
Coge una mecedora para darle el ritmo perfecto. Uno sentado un poco recostado y otro encima dándole la espalda. Puede haber o no penetración. El de encima debe dejarse caer un poco hacia adelante y jugar con el movimiento de la silla y los cuerpos rozándose.
Dónde lo hago: En una mecedora o silla balancín.
Dificultad: 3/5. Se necesita un poco de equilibrio.
Variantes: Hazlo al revés mirándoos. O uno tumbado con la parte superior de la espalda apoyada en el asiento y la otra persona de pie o de rodillas entre sus piernas. Tendrá acceso pleno a ella. Cuidado, que el movimiento no se puede detener.

Good morning

Posturas para juegos en grupo
La máquina
Ya que estamos abiertos a incluir a otras personas en nuestras relaciones sexuales, lo mejor es que la postura sea apta para que todos participen. Está pensada para cuatro personas.
Una se coloca de pie digamos en la parte posterior de la máquina. Delante de ella otra a la que penetrará. Ésta se inclina para facilitar la penetración y al mismo tiempo hacer sexo oral a una nueva compañera de juego que se queda tumbada para que sobre su cara ponga sus genitales el último participante.
Parece un poco complicada, pero no lo es. Una vez que nos hacemos el esquema mental solo es coger posiciones y disfrutar.
Dónde lo hago: Puede hacerse en el suelo, pero si buscas un poco de comodidad la cama es el mejor lugar. Eso sí, no vale cualquiera, tienen que caber cuatro personas.
Dificultad: 3,5/5. Pierde el que primero pierda la concentración.
Variantes: Atrévete a probarlo añadiendo más personas o réstale alguna para que sea más sencillo.

El cartero siempre llama dos veces
Esta postura es perfecta para tríos cinéfilos. Una persona acostada penetra a otra que se coloca a horcajadas sobre ella y al mismo tiempo el tercer actor aparece en escena para penetrarla analmente. ¿Cómo acabará la película?
Dónde lo hago: Si quieres innovar por qué no os colocáis sobre una mesa alta y así el último puede estar de pie justo al borde.
Dificultad: 2/5. No os podéis salir del guión.
Variantes: Aumenta el repertorio. ¿Por qué escenificar alguna toma de vuestra serie favorita?

Para nuevos placeres
Buscar nuevas posturas sexuales nos sirve para descubrir diferentes maneras de estimularnos. Para los que queréis empezar a practicar sexo anal os proponemos un par de posturas para principiantes antes de pasar a asuntos más profundos.
El asistente levitante
Los dos tumbados uno encima del otro. El culo del que está arriba pega justo sobre los genitales del que hace de base. Para que haya contacto y roce, al tumbarse ha de abrir los mofletes para dejar el ano al descubierto y así sentir el roce de su compañero. Se puede colocar entre ambos un vibrador pequeño para que sea más divertido y la excitación aumente.
Dónde lo hago: En el sofá o en la alfombra. ¡Sal de la cama!
Dificultad: 0/5
Variantes: Elevad las pelvis ayudándoos de un cojín. Varía la postura entre estar tumbado y sentado. O prueba a colocar un rulo de goma (sí como el del gym) entre el suelo y las rodillas.
Ya solo queda ponerlas en práctica y disfrutar del ¡Kamasutra para todos!

Click aquí para cancelar la respuesta.