Razones por las que se debe hablar de los ‘ex’ en la primera cita

Una regla que todas hemos roto en la primera cita es “no hablar de tus ex“. Probablemente no se deba a que tengas una necesidad abrumadora de repasar tu historial de relaciones pasadas, pero el hecho de no poder siquiera hacer referencia pasajera a una persona con la que compartiste gran parte de tu vida con esa persona a la que acabas de conocer, hace que te sientas extraña cuando se supone que deberías estar abriéndote a alguien nuevo. No te limites, sumérgete en todos los aspectos de tu última relación si lo necesitas, pero si ves que empiezas a monopolizar la conversación, te enseñamos a encontrar el término medio.

Porque el equilibrio, incluso en esto, existe. Puedes insinuar la existencia de un ex sin sentir de repente que te has cargado todas las esperanzas de un futuro romance. Lo primero es identificar la llamada ‘bandera roja’, esa que te indica el cambio de actitud en tu nuevo compañero cuando acabas de pronunciar la palabra ex. No hay mal que por bien no venga, así que la primera ventaja de hablar de relaciones pasadas es que puede advertirte sobre la falta de empatía y de conexión con este nuevo ser.

Toasting with red wine

Su respuesta te dará información sobre si es un hombre sensible y afectivo o por el contrario, demasiado intrusivo y celoso (recuerda que también puede ser él el que de buenas a primeras se interese más de la cuenta por tu ex pareja, y esto es raroraroraro). Si tras contarle tu historia (rápidamente, no hace falta que entres en detalle si es para tantear), observas que cambia de tema inmediatamente, que se siente incómodo, o por el contrario que empieza a sondear cada aspecto delicado de esa relación, te dirá mucho sobre él. Y si decide compartir contigo algo acerca de sus ex también puede ser clave, especialmente si solo tienen cosas malas que decir… o si descubres que no ha tenido ninguna relación seria.

Hablar de otras relaciones en una primera cita es como hablar de tu ex jefe en una entrevista de trabajo. Si te ensañas con alguien con quien has tenido una historia, sea del tipo que sea, parecerás una persona excesivamente crítica, y puede que un poco neurótica. El pensamiento natural para salir de este bucle sería: “¿qué dirán de ti tus ex?”. Nadie es perfecto y siempre es buen momento para una cura de humildad. Si un nuevo jefe te pregunta sobre tu último trabajo para tener más información sobre tu personalidad, ¿vas a mostrarle tu lado más agrio? Pues en las citas igual. Si todos tus ex tienen taras, tu potencial pareja que está sentada delante de ti ahora mismo no va a querer saberlo, te lo aseguramos.

La única razón por la que solemos evitar hablar de nuestros ex es el miedo a dejar en evidencia que no hemos superado esas rupturas. Sin embargo, tener un historial sólido de relaciones pasadas debería ser en realidad un gran alivio. De alguna manera, si aún quieres y respetas a alguien con quien has estado en una relación anterior sugiere que mantendrás una relación aún más sana con la próxima persona que aparezca en tu vida. Ok, no te pedimos que tengas un currículum impoluto de ex para ser la ‘pro-novia’ del planeta, pero si un chico te dice que nunca ha tenido una novia de verdad porque él “no cree en las etiquetas”, eso debería reducir a la mitad las posibilidades de una segunda cita. Por otro lado, si ese mismo chico dice que sí, que en el pasado ha tenido una relación comprometida y buena, que a día de hoy no alberga ningún rencor hacia ella, puede que sea una pista para seguir buscando algo especial.

No temas hablar de tus ex en la primera cita. Se aprende mucho y se obtiene información muy valiosa abriendo los archivos de relaciones pasadas en los comienzos de una nueva historia romántica. Un chico que es esquivo con su desordenada vida amorosa suele terminar esfumándose como un fantasma. Ese otro que se pasa más de una hora hablando de cómo cada mujer que ha pasado por su vida le ha hecho daño, quizás debería mirarse más al espejo. O la cita de anoche, que no habló con resentimiento de ninguna de las chicas con las que salió, y estaba abierto a escuchar tus propias experiencias. Conocer un poco acerca del pasado de los demás nos hace estar más concentrados en el presente.

Click aquí para cancelar la respuesta.