¿Es complicado convertirse en actriz porno? Estos son los pasos a seguir

Quizás alguna vez te lo hayas preguntado, ¿es complicado convertirse en actriz porno? ¿Dónde se obtiene información? ¿Cómo no caer en manos poco aconsejables? (y con ello nos estamos refiriendo al más reciente caso del empresario del porno Torbe, en prisión desde abril pasado).

El Sextante responde a estas preguntas con personas que conocen bien el sector: la actriz porno Amarna Miller y Antonio Marcos, uno de los primeros productores porno del panorama español.

Antes de dar el paso, valora bien antes lo que vas a hacer

Lo primero que Amarna pregunta cuando se le plantea este tema es si la interesada tiene más de 18 años, una cuestión fundamental. Después, y como no estamos hablando de un trabajo digamos “convencional” (“hola, ¿y tu hija qué hace? Es médico, ¿la tuya? Actriz porno”, imaginad la escena), debes valorar las repercusiones que va a tener tu decisión con respecto a tu entorno más próximo: familia, amigos, etc. “Si te metes en esto tiene que ser con plena conciencia de lo que estás haciendo, sigue existiendo mucha presión social sobre este trabajo”, explica Amarna.

Puedes ir por tu cuenta o de la mano de un manager o agencia

Miller fue de las pocas que decidió montárselo por su cuenta, sin intermediarios ni managers de por medio. ¿La ventaja? El dinero que gana se lo lleva ella. ¿Los inconvenientes? Tardas más en darte a conocer, y al principio, tendrás muchas menos ofertas laborales. Las ventajas de pasar por un manager es que te llegarán muchas más producciones, aunque no podrás escoger libremente con quién grabas y con quién no. En definitiva, tendrás menos libertad.

¿Dónde dirigirte?

Lo idóneo es fijarse en empresas ya instauradas en el sector: en este sentido, Apeoga, la asociación que reagrupa a los productores y editores de obras para adultos, es una buena referencia. “Desde la asociación luchamos por la normalización del mercado, allí se informará sobre las productoras asociadas y en las que se puede trabajar con confianza. Es la mejor manera de evitar caer en manos de embaucadores”, comenta Marcos.

Keyboard porn

Piensa bien lo que estás dispuesta y no a hacer

¿Estás abierta a cualquier práctica sexual? ¿Quieres lésbicos o solo sexo heterosexual? ¿Estás dispuesta a hacer anal o doble anal? Todas estas cuestiones no son baladi, debes meditarlas pausadamente antes de lanzarte. Una vez las tengas meditadas, llega el momento de lanzarse.

Aprende a promocionarte

Elige un buen nombre (algo fundamental), crea una buena página web (no escatimes en esta inversión), muévete en redes sociales… Por supuesto, aprende inglés (la industria X más potente es la estadounidense) y cuida tu imagen: “Ten un buen portfolio y fotos de casting, es en lo que más se fijan las productoras”, explica Miller. Y en ellas, sé lo más natural posible y que tengan poca edición.

Sé profesional

Concede entrevistas, sé seria y formal en el trabajo, cuida tu imagen. “También es importante tener un plan B, por si el A finalmente no sale adelante”, añade Miller. Y por supuesto, ya que quieres trabajar en la industria del porno, empápate de cine X: mira los productos que se están haciendo aquí y fuera de nuestras fronteras, bucea en nuevos formatos, indaga, investiga.

Click aquí para cancelar la respuesta.