Quien tiene un móvil... tiene un amante

Ay, los móviles. No podríamos vivir sin ellos. Nos sirven para hablar, chatear, hacer fotos, grabar vídeos, tener un orgasmo… Uo, uo, uo… espera un momento, ¿estás hablando de navegar por páginas porno o eróticas o de otra cosa? En realidad, nos referimos a aplicaciones que, conectadas con un dispositivo externo (un vibrador, vaya) logran satisfacernos más que cualquier amante. ¿No te lo crees? Mira estos ejemplos.

ultimo

Vibease. Esto es la caña. Un vibrador pequeño y discreto, una aplicación que descargamos en el móvil y que se ‘engancha’ con el juguetito vía Bluetooth y ya tenemos la fiesta montada. Resulta que la ‘app’ permite no solo bajarnos audiolibros eróticos, desde los más sofisticados a otros que solo incluyen sonidos masculinos. Lo mejor de todo es que se acompasa al ritmo de los relatos o que, en su característica más destacable, permite conectar dos móviles por muy lejanos que están y que otra persona controle el vibrador. ¿Te acuerdas de ese rollito que te echaste en Helsinki aquel verano y con el que pensaste que no iba a haber cama? Pues dale el control de tu Vibease y deja que te masturbe. Tal cual.

vibratissimook

Vibratissimo Cinque. Otra pequeña maravilla enfocada a estimular el punto G todo lo que pueda y más. De diseño bastante explícito, permite, a través de la aplicación, crear nuestras propias rutinas de vibración. ¿Que queremos más caña? Pues dale a la ruedita. ¿Que menos? Pues aminora la marcha. Se puede dejar programada una sesión de sexo completa y da la opción, al igual que Vibease, de pasar el control a nuestro follamigo a distancia (ahhh, esto hace que la relación en la lejanía se lleve mejor). La batería del dildo permite hasta ocho horas de autonomía: más aguante que casi cualquier amante conocido por la humanidad.

Lovesense. Os presentamos a Max y Nora, vuestros nuevos compañeros de cama. Eso sí, apenas miden unos centímetros. Este invento está pensado para, de nuevo, esas parejas que están lejos. Peeero, en este caso, él tiene a Nora y ella a Max. Cada uno se masturba con su juguete, pero cuando él le mete más caña a Nora, Max reacciona aumentando las revoluciones. Y viceversa. ¿Qué un día hay suerte y el polvo es memorable? Se pueden grabar los movimientos con la app y ese día, simplemente, dejar que Lovesense lo haga todo. Las chicas solo quieren divertirse, decía Cindy Lauper, pero los chicos también. Y los dos, juntitos en la lejanía, mejor que mejor.

freestyleok

OhMiBod Freestyle Wave. Mmm… eso de conectar con tu amante en la distancia algún que otro día está bien, pero hay días que, mira, llegas a casa cansada del curro y lo que menos te apetece es esperar a que él tenga a bien sacar un ratito… Quieres lo que quieres y lo quieres ya. Por eso, este vibrador de Freestyle Wave es ideal para montártelo sola. Es especial porque, a través de la app correspondiente, se conecta con la playlist de música que le pongas y reacciona de manera diferente según estés escuchando a Taylor Swift o a James Blake. Funciona hasta con reggaeton, creemos, si bien en este caso el orgasmo no está asegurado…

danteok

Dante. Un anillo para controlarlos a todos… Perdona, Tolkien, por pillarte la frase de prestado pero es lo que mejor resume lo que es capaz de hacer Dante. Con este nombre de amante latino trasnochado, Magic Motion nos propone un anillo para el pene con vibración que se controla desde, -sí, lo has adivinado-, nuestro teléfono móvil. Durante el polvo, cualquiera de los dos amantes puede aumentar la velocidad o reducirla, sin necesidad de tocar el anillo y cortar el rollo. ¡Si hasta funciona con la voz! A ver la burrada que le soltáis, no sea que haya que lavaros la boca con lejía…

Click aquí para cancelar la respuesta.