¿Qué se hace cuando se tiene alergia al semen?

Cada día son más comunes las alergias a las frutas, al gluten y también a la lactosa, pero, ¿y si lo que nos da alergia está dentro de nuestro propio cuerpo o dentro del cuerpo de nuestra pareja? Hablamos de la alergia al semen, una patología sobre la que no se habla mucho, y que desde luego complica, y mucho,  la vida sexual de las parejas que la sufren.

Tal y como explica Purificación González Delgado,  alergóloga en el Hospital Vithas Perpetuo Internacional de Alicante, la alergia al semen, más conocida como hipersensibilidad al semen humano (HHS),  “Es producida por la sensibilización a proteínas presentes en el plasma seminal humano, siendo el antígeno prostático específico el mejor estudiado”. Uno de sus problemas es que no es tan fácil de detectar, ya que sus síntomas son parecidos a los de infecciones como la cistitis, los hongos o el herpes, por lo que a veces cuesta dar con un diagnóstico.

Más concretamente, la experta matiza que pueden darse “la aparición de síntomas locales como dolor vaginal y sensación severa de quemazón con prurito y edema vaginal, a los pocos minutos tras el contacto con plasma seminal”. Igualmente, añade que en otras ocasiones “los síntomas consisten en prurito generalizado con habones (urticaria), con angioedema y aparición de dificultad respiratoria, síntomas digestivos y, en los casos más severos,  puede asociarse a caída tensional y colapso cardiovascular (anafilaxia)”.

Spermium

Entre las consecuencias habría que tener en cuenta el impacto emocional que tiene la incertidumbre de lo que esto puede suponer en la relación de pareja, o en la relación con diferentes personas.

Lo que no se conoce tan bien es a cuántas personas afecta, solo que por suerte es una patología poco frecuente.  Sin embargo, sí que se sabe que se da  mucho más en mujeres que en hombres. Pese a ello, un estudió holandés encontró a 45 hombres que tenían alergia a su propio semen.  Incluso se llegó a documentar el caso de un hombre chino, cuya piel se agrietaba cuando era expuesta a su propio esperma.

Si bien no estar en contacto con tu propio semen puede ser complejo (aunque existe la opción de masturbarse con un preservativo, pese a lo engorroso de la idea), tener alergia a los fluidos de tu pareja, también es todo un reto. En estos casos, según la alergóloga, la recomendación pasa igualmente por el uso de preservativo en las relaciones coitales, y tener cuidado de no entrar en contacto con el semen en otras prácticas. El problema llega cuando esa pareja quiere tener hijos, cosa que sin entrar en contacto con el plasma seminal no es viable.

González aporta que en los últimos años “la alternativa es el uso de tratamiento desensibilizante, con ciertas proteínas extraídas del fluido seminal de la pareja que se administran, por vía vaginal o subcutánea, lográndose en estos casos gestaciones a término. En ciertos casos también se han conseguido gestaciones mediante inseminación in vitro, con eliminación previa de las proteínas del líquido seminal”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

7 beneficios del semen que no te imaginas

Click aquí para cancelar la respuesta.