¿Qué hacer si quedas por una app para ligar y la persona no te gusta?

A todos nos ha pasado. Estamos solos en casa con el móvil en la mano y ganas de más. Le escribimos a alguien por Grindr, nos enviamos fotos de cara, de cuerpo, con ropa, sin ropa, de rayos X. Nos gustamos, quedamos enseguida. Y, al abrir la puerta, llega la desorientación: él no es como esperábamos. O no surge el feeling sexual que uno imaginaba en la conversación previa (y eso sin contar las veces en que alguien envía fotos falsas).

Hemos prometido el sexo más salvaje, pero en el instante de la aparición se desvanecen todas las ganas, y todo el erotismo. ¿A qué debemos responder, a la propuesta o a la realidad? ¿A la conversación previa o a lo que nos pide el cuerpo en el momento?

Por supuesto, hay que escucharse y no hacer algo que no nos apetezca. No por mucho proponer en Grindr uno genera una obligación contractual con otro cuerpo. Y rechazar no es un “donde dije digo, digo Diego”, porque por muchas fotos que nos hayamos pasado, una imagen (y una palabra) es, ante todo, una expectativa de realidad. Es una promesa de lo que va a pasar. Pero no es la realidad. Por eso, uno es libre de decir no, porque uno es dueño de su deseo y de su cuerpo. Pero claro, decirlo cuando el otro ya ha dejado la ropa en el suelo y está sobre nosotros… Pues no es la situación más fácil. Pero aquí recopilamos algunas de las maneras que se usan para ser asertivos en mitad de un polvo.

Happy Gay Couple Homosexual People Men Using Tablet

¿En tu casa o en la mía?
El espacio es fundamental. Hay lugares y lugares de decir no. No es lo mismo verbalizarlo en terreno ajeno o en terreno propio. Es más fácil recoger los bártulos en casa extraña y desandar lo andado que acompañar amablemente a alguien a la puerta de tu hogar, como si de una persona non grata en una discoteca se tratase. Y es que aquí se está faltando a las normas más básicas de la hospitalidad, a la obligación de atender a los invitados. Pero si uno no siente el deseo, es algo a lo que hay que proceder. Obviamente, nadie se va a atrincherar en tu casa, pero la tensión es superior en la patria propia.

Excusas baratas
Seguramente, lo primero que nos viene a la cabeza es buscar una excusa rápida, y no suele ser lo mejor. “Lo siento, pero creo que no me encuentro muy bien” es la más básica y la más rentable, ¿quién le va a negar a alguien un retiro por enfermedad? Sería cruel no comprenderlo… Pero el malestar físico no es la única negación que se utiliza. También está el mental, el estrés, el “ay, me han avisado del curro que tengo que hacer tal cosa, perdona, es urgente”. Esto conlleva, normalmente, el bloqueo posterior en Grindr ante el temor a más mensajes.

Pero si has quedado en tu casa, el otro tarda demasiado en llegar y al entrar ves que no surge el feeling esperado, siempre queda la excusa más radical: “perdona, pero has tardado tanto que ya me he corrido”. A eso quedan ya pocas respuestas y pocas posibilidades…
Si te soy sincero…

Obviamente, la mejor solución es la sinceridad y soltar un típico “lo siento, pero creo que no eres mi tipo” o “perdona, pero no estoy muy motivado ahora”. Siempre con respeto, por supuesto, ya que al otro lado hay un ser humano. Y el otro lo va a comprender, pues nadie en sus cabales seguiría insistiendo cuando la otra parte no siente deseo. Hay pocas cosas más desagradables que intuir repulsión en la persona con quien compartes cama. Por eso, una respuesta sincera y respetuosa a tiempo evita cualquier situación áspera, e incluso hace innecesario un posterior bloqueo en Grindr. Y, por supuesto, hay que pensar que en otras ocasiones nosotros estaremos en el otro lado de la balanza, así que lo que ha de primar en un acto tan íntimo como el sexo es siempre la empatía.

Aunque, sin duda, la situación más cómoda se produce cuando nadie se excita mutuamente. Ahí ya solo queda la retirada de la batalla, un amable “¿lo dejamos, no?” y ponerse la ropa. En esa situación no queda ni orgullo ni prejuicio, sino una simple despedida en la puerta con dos besos y un “mucha suerte, compañero”.

Click aquí para cancelar la respuesta.