¿Qué hacer si él es un muermo en la cama?

Ese chico te gusta: estás muy bien con él, te hace reír, es inteligente, buena persona, tenéis gustos similares, pero… y qué mala suerte que haya un pero tan importante te dices. ¿De qué se trata? Pues de que cuando os metéis en la cama tu mente se va a otros quehaceres, como las tareas pendientes del trabajo o tu próxima salida con las amigas. Y es que él es un muermo en la cama: nada de preliminares, va a saco y el “saco” es monótono y repetitivo. Poca inventiva, nula imaginación, lo del sexo casi parece un trámite administrativo.

Sabemos que el sexo no lo es todo en una pareja pero también sabemos que sí es una de las cosas más importantes: si bien es cierto que las primeras veces no tenéis por qué compenetraros de buenas a primeras, para eso está el conocerse y que nuestros cuerpos se vayan adaptando el uno al otro, los ritmos, los gustos… Pero si pasado un tiempo esto no ocurre… malo. Y lo has analizado: no es que tengas un problema de deseo sexual es que él es un muermo en la cama. ¿Qué puedes hacer? Ahí van unos consejos:

Lo primero, hablar: es una de las cosas que más repetimos en El Sextante, apostamos por la comunicación en la pareja a tope. Como método resolutivo de problemas. Pero ojo, no estamos diciendo que le digas a bocajarro: “en la cama duermes a las borregas”. No, tampoco es cuestión de ir hiriendo. Escoge un momento en el que los dos tengáis tiempo para hablar, nunca lo hagas en caliente (o sea, tras otra sesión de sexo que a ti te parezca desastrosa) y evita mensajes de culpa. Se trata de encontrar una solución, no de enviarlo todo al garete.

Depressed man lying in his bed and feeling bad

¿Qué es lo que no te gusta del sexo con él? ¿Que va a saco y se salta cualquier tipo de preliminar? ¿Que es pasivo en la cama, o sea, es de los que se tumba y espera que el otro lo haga todo? ¿Que no es cariñoso? ¿Que carece de inventiva y todo te resulta monótono? ¿Que no emite sonido alguno ni muestra si le gusta o no lo que estáis haciendo y te da la impresión de estar follando con una almohada? Analiza la situación porque eso también te ayudará a encontrar soluciones prácticas.

Innovación, eres bienvenida: proponle juegos en la cama. Y no estamos diciendo que de la noche a la mañana te pongas a experimentar con el BDSM, no, algo más light: vendar ojos, masajes con aceites, cambio de roles… Probad otras posturas, incluso, otros lugares donde hacerlo.

La penetración no lo es todo, afortunadamente: cuéntale que te gustaría retrasar el momento de la penetración y explorar más vuestros cuerpos. Caricias, lametones, mordisquitos… Prueba a utilizar tu piel para jugar (unas caricias bien hechas con la yema de los dedos pueden ser de lo más estimulante) o algún juguete, como un plumero.

Echa mano de algún juguete erótico: tampoco estamos diciendo que le plantees de buenas a primera que quieres penetrarle con un dildo, pero puedes probar con otros juguetes menos “agresivos”.

El sexo es diversión, vívelo como tal: e invita a tu pareja a hacerlo también. Echa mano del humor y empezar a reíros en la cama. Es de lo más sano y de lo más estimulante.

En algunas personas puede ser un problema de deseo sexual: en este caso y si llegáis a esta conclusión (y queréis seguir adelante como pareja, claro está), lo más adecuado es consultarlo con un profesional en la materia.

Click aquí para cancelar la respuesta.