Qué hacer cuando tu mejor amiga te abandona por su nuevo novio (sin alejarla aún más)

Es una situación que sin lugar a dudas surgirá en algún momento de tu vida (sentimos ser nosotros quienes te lo digamos): tu mejor amiga, la persona con la que pasas todo tu tiempo y compartes hasta la ropa interior si es necesario, comienza a salir con alguien genial y de repente, desaparece. No eres ninguna sociópata y por supuesto que te alegra ver a tu amiga feliz. Pero como persona que necesita amor y atención, es normal que te sientas descuidada y por qué no, también un poquito amargada.

¿Qué hacer en esta situación? 1. Dejar que esa rabia que sientes recorra todas tus venas hasta que inevitablemente alguna estalle violentamente cuando menos te lo esperas. 2. Moquear en la puerta de tu amiga como un perrillo abandonado un monólogo patético de ‘vuelve conmigo’ que posiblemente haga que se sienta culpable. O 3. Tener con ella una conversación tranquila y honesta como adultas. Las opciones 1 y 2 son las más fáciles, pero si lo que quieres es mantener una amistad de años, tal vez te vaya mejor con la 3. Es una conversación tediosa y delicada, pero aquí tienes una guía para decirle a tu amiga todo lo que quieres decirle, de la manera más productiva posible.

Tened la conversación en persona

Olvídate del Whatsapp y del correo electrónico. Escribir puede ser más fácil y no lo descartes para plasmar mejor tus emociones, pero no es una conversación que convenga tenerla a distancia. Es difícil mantener una conversación efectiva cuando nos escondemos detrás de una pantalla; nuestros dedos tienden a tomar decisiones por sí mismos, y normalmente no las acertadas. Una vez hayas escrito ‘tus votos’, ármate de valor y ponte delante de ella. No es un ogro, no va a comerte, recuerda.

Sentarse cara a cara facilitará la comunicación con tus propias emociones y también te permitirá ver cómo reacciona tu amiga en tiempo real. No te mentimos, será una conversación difícil de llevar y es mejor no dejar nada a la interpretación. Ya puestos, elige un café antes que una copa de vino, por muy tentadora que te parezca la idea. Ya sabemos lo que pasa con el alcohol.

Girl consoling to her sad best friend

Esta charla entre amigas que se quieren y quieren solucionar las cosas no debería hacerte (ni hacerle) sentir como en una emboscada. Es decir, no apartes para hablar a tu amiga cuando estéis en grupo, y mucho menos salgas de repente con el tema cuando haya otras personas delante. Puede resultar incómodo y le pondrá a la defensiva. Haz saber a tu amiga que necesitas hablar con ella, y sugiere una hora y un lugar donde poder hacerlo tranquilamente.

No hables sin preparación emocional

Lo decíamos antes. Quizás te ayude escribir antes en un papel los puntos clave que te gustaría tratar con tu amiga. De esta manera te asegurarás sacar todos los temas y no dejarte nada en el tintero, y evitarás un discurso demasiado emotivo sobre cuánto la echas de menos y cuánto odias a su pareja por habértela robado. Porque le odias, no te engañes. Una vez frente a ella, hay maneras y maneras de decir las cosas. Si te encuentras con alguien que se posiciona a la defensiva, no puedes decirle algo como “sabes qué, no soporto que estés saliendo con ese tío”, sino que tendrás que entrar a matar con más psicología: “Creo que estás pasando todo tu tiempo con esta persona y me gustaría entender por qué ya no quedas conmigo”. Hacer preguntas (sin juzgar sus respuestas) para que ella pueda explicarse y tú comprender mejor la situación os pondrá al mismo nivel, y te será más fácil después de obtener toda esa información decirle cómo te sientes al respecto.

Cómo hablar con ella sin perderla

Y ahora vamos al lío. Lo primero que tienes que hacer es adherirte a los hechos. Exponle exactamente lo que está sucediendo, sin rodeos, con ejemplos concretos. Es decir, si tu amiga y tú solíais pasar todos los sábados juntas pero no lo habéis hecho en dos meses, díselo tal cual. Y dile también cómo te hace sentir eso. Hazlo con tacto, ya sabes.

Cuando expreses tus sentimientos, expresa las declaraciones en primera persona pero aléjate del ‘yo’ y de palabras como ‘deberías’. Prueba a usar expresiones como, ‘me siento de esta manera’ en lugar de ‘me estás haciendo daño’. No queremos que se sienta atacada ni culpable ni juzgada, sino que te comprenda. Observa su lenguaje corporal y usa un tono suave que no parezca de enfado, aunque lo sea.

Si tu amiga se pone a la defensiva

Si las cosas no salen como esperabas siempre puedes pulsar el botón del pánico. En lugar de entrar en el bucle de la cabezonería y tratar que tu amiga lo entienda, intenta ponerte en su lugar y pensar cómo le pueden hacer sentir a ella tus palabras. Seguramente ya lo sabes, sois amigas y habréis perdido a otras amigas por el camino. Es difícil querer a muchas personas a la vez porque el tiempo es un recurso limitado. Si notas que se enfada o sientes que la conversación se calienta demasiado, no esperes a que salgan los trapos sucios, pues entonces no habrá vuelta atrás. Prueba con algo así: “Me preocupo por ti, veo que estás molesta y quizás no deberíamos continuar esta conversación en este momento”. Si no podéis mantener la calma es mejor no continuar hablando. En ese caso, sí puede ser buena idea enviarle un correo electrónico o una carta si te ha quedado algo por decir.

También ayuda estar dispuesto a negociar. No te apetece, te da pena y te gustaría que fuese de otra manera, pero tampoco es muy razonable esperar que tu amiga pase todos los sábados contigo cuando tiene una pareja que también reclama su atención, y además acaban de empezar. Con esto aceptado (ay, lo que cuesta), en lugar de pedir que las cosas vuelvan exactamente a como eran antes, tal vez podáis encontrar un término medio que os parezca justo a ambas. Lo importante es sentirse escuchado, y que ella entienda que se lo dices desde el amor y no desde la pataleta o la envidia. Recuérdale a tu amiga que te alegras por que haya encontrado a una persona que le hace feliz. Tienes derecho a estar dolida si sientes que tu amiga ya no tiene tiempo para ti, pero si la quieres y la ves contenta deberías mostrarte también feliz por ella.

Click aquí para cancelar la respuesta.