Qué es una vagina barbie (y por qué es la más deseada)

Las partes íntimas juveniles, simétricas y lisas están de moda. Es lo que se conoce como vagina barbie, uno de los tipos menos comunes en la naturaleza pero el más deseado por las mujeres. De ahí que desde hace unos años esté en auge la cirugía para conseguir este aspecto renovado, joven, perfecto, como el de la muñeca.

La labioplastia “es una intervención muy demandada, cuyo objetivo es reducir el tamaño de los labios menores de la vagina, incluso a veces reducir los menores y mayores, o reducir los menores, aumentando un poco los mayores con grasa para que se logre un rejuvenecimiento en dicha zona, mejorando notablemente su estética”, explica el cirujano plástico Alfredo Fernández Blanco.

Uno de los motivos por los que se operan las mujeres es simplemente el estético. Para sentirse más bellas para ellas mismas y para los demás y mejorar su autoestima. “Se le llama vagina de barbie, pues las chicas buscan una zona genital que apenas se note debajo de la ropa. Hay que tener en cuenta que antiguamente las mujeres no se depilaban tanto, por lo que el bello tapaba este tipo de imperfecciones, pero hoy en día, con la moda de depilarse todo, se busca corregir esas imperfecciones de otro modo”, señala el doctor.

Young surgeon looking down at camera

Sin embargo, no siempre es una cuestión de apariencia. A veces esta reducción de labios menores y/o mayores se quiere porque estos “se han ‘caído’ o son asimétricos, lo que da lugar a molestias y a una incidencia mayor de infecciones. Por ejemplo, se sienten incómodas durante actividades físicas como correr, hacer yoga, montar en bicicleta o tener relaciones sexuales. Otras veces, ese tejido extra queda pegado a los muslos cuando no está sostenido por la ropa interior y esto causa dolor e irritación.

El descolgamiento puede suceder por razones congénitas

Este descolgamiento sucede “por razones congénitas (de nacimiento) o por otro tipo de problemas. El caso más común es la hipertrofia de labios menores. El tejido sobrante, además de resultar visualmente poco atractivo, suele molestar a la hora de realizar el coito”, explica Fernández Blanco.
Como toda cirugía conlleva sus riesgos, “se puede tener sangrado o infección, pero todas las pacientes demuestran estar satisfechas con el procedimiento, pues su vida sexual mejora. Recuperan el tono de su musculatura y mejoran la calidad de vida”, asegura el doctor.

Esta labioplastia se puede practicar en cualquier persona y los efectos son duraderos. ¿Puede interferir en la sensibilidad o el placer sexual? “Después de esta cirugía, la vida sexual de las pacientes suele ser más placentera, ya que los labios menores grandes pueden producir dolor en las relaciones sexuales. Además la paciente se encuentra mucho más cómoda, pues ese ‘complejo’ que algunas sienten con este tipo de imperfecciones se soluciona. Puede haber alteración sexual pero no permanente, ya que el clítoris no se toca, por lo que no hay perturbación”, afirma el doctor.

El precio de esta intervención no es apto para todos los bolsillos: en torno a los 3.500 euros.

Click aquí para cancelar la respuesta.