¿Qué es mejor: pene de sangre o pene de carne?

Abordamos una cuestión sesuda que importa y devana los sesos sobre todo a ellos: ¿qué es mejor, tener un pene de sangre o uno de carne? Sí, ya sabemos que lo de las tallas del falo desata pasiones, debates, genera ríos de tinta e incluso en más e na ocasión le hemos dedicado un tema en El Sextante.

Empecemos aclarando conceptos: un pene de sangre es aquél que, en estado fláccido, tiene un tamaño más bien discreto, mientras que el de carne en el mismo estado brilla por sus dimensiones. O sea, a simple vista cualquiera que apostase por el dicho de “burro grande ande o no ande”, apostaría por el segundo, pero ojo, que nos podemos llevar sorpresas…

La sexóloga María Esclapez nos lo aclara: “Creo que, en cuanto al rendimiento o la satisfacción sexual, da igual si un pene es de sangre o de carne, es mejor tener en cuenta otros factores como la forma para saber qué uso darles” aclara. “Ahora bien, dependiendo de la finalidad, sí podemos hablar de ventajas o desventajas entre unos y otros, aunque esto ya depende de los gustos de cada uno/a y solo influye en el disfrute y placer visual”, comenta.

Man measuring his penis size

“Los penes de sangre cuentan con el factor sorpresa; esto significa que cuando están flácidos son pequeñitos pero cuando están erectos son tres veces más grandes. A la vista sorprende, pero no es algo que afecte al encuentro sexual mucho más allá. Son penes tímidos que a la hora de la verdad salen a la luz (nunca mejor dicho)”, dice.

¿Y qué pasa con los de carne? “Son penes muy exhibicionistas, geniales para hombres a los que les guste fardar de “paquete” u hombres que se dediquen al mundo del espectáculo explícito (streaper, actor porno, etc). Son los que cuando están erectos no cambian mucho su tamaño respecto al inicial”, finaliza.

En definitiva, en cuanto al disfrute del acto sexual en sí mismo no influye si es de un tipo o de otro. Solo influye en un sentido visual, es decir, evidentemente será más fácil asombrar al partenaire con uno de carne que con uno de sangre, pero a la hora de la verdad, el sexo puede ser placentero de idéntica forma con uno u otro. Y por supuesto, si el chico trabaja en algo relacionado con el tamaño de su falo, evidentemente será mejor uno del segundo grupo.

Click aquí para cancelar la respuesta.