¿Qué es eso del shibari?

El shibari, que significa literalmente “atadura”, es el arte japonés consistente en la inmovilización del cuerpo mediante cuerdas dispuestas con cierta calidad estética. Su origen se remonta al siglo XVI en tierras niponas, donde empezó siendo una técnica de apresamiento derivada del arte marcial hojōjutsu y lo usaron tanto los samuráis como posteriormente los cuerpos policiales.

Durante los siglos XVIII-XIX fue incluso un elemento de tortura, pero a finales del XIX y durante el siglo XX dejó de usarse con fines punitivos y, en combinación con juegos eróticos de dominación y sumisión (lo que hoy se conoce como BDSM), se pasó a disfrutar del placer que podían suponer estas ataduras, convirtiéndose así en todo un arte en el que los atadores o nawashi son considerados virtuosos de las cuerdas.

Mientras que el shibari hace referencia a la acción de atar, el kinbaku la hace al arte del encordamiento, y habría que distinguirlo del bondage, el estilo occidental donde lo que prima es la inmovilización (no sólo con cuerdas), que no persigue en un principio esa calidad estética. Además, el shibari no sólo se usa con un fin sexual, también puede hacerse con un fin artístico y se pueden ver exhibiciones de grandes nawashi por todo el mundo. Y es que la relación entre atador y atado puede ser diversa, desde una menos emocional, como la de atador y modelo, a algo más profundo, como la de pareja habitual en la que puede haber desde una mera sesión de fotos a caricias, azotes o sexo.

Girl tied hanging.

¿En qué consiste el arte del shibari?

El objetivo es inmovilizar total o parcialmente a una persona usando cuerdas de fibras naturales (cáñamo, yute, arroz o coco son algunas de ellas) y no persigue en absoluto ese componente violento o cruel de sus orígenes, al contrario: las ataduras buscan estimular zonas erógenas o puntos sensibles, el roce erótico de la cuerda contra el cuerpo, la sensación de sentirse indefenso y a la vez en buenas manos, de quedarse completamente a merced del atador o la ingravidez que se experimenta al “volar” si se realiza una suspensión… Además, se busca el componente artístico, realizando formas con las cuerdas, realzando las formas de la persona atada, buscando la contorsión erótica de los cuerpos en posturas de toda índole.

Se usan por lo general 7 u 8 metros de cuerda, aunque dependerá del atador y de la figura que quiera hacer, pudiendo ser más cortas o más largas según la ocasión. Se pueden usar diferentes patrones: con formas geométricas (hexagonales, romboidales…) o buscando la asimetría. Se puede inmovilizar el torso y las extremidades (brazos y/o piernas), centrarse sólo en la parte genital o buscar una atadura que incluya una suspensión corporal.

Sin embargo, las ataduras conllevan una serie de riesgos que deben ser tenidos en cuenta y con los que hay que tomar ciertas precauciones:

• La comunicación entre atador y atado, ya sea verbal o no verbal, es imprescindible para detectar posibles situaciones de riesgo.

• Deben tenerse siempre cerca unas tijeras para cortar la cuerda en caso de emergencia.

• Los movimientos rápidos o bruscos pueden llevar a abrasiones en la piel y se debe tener especial precaución.

• Hay que comprobar regularmente las extremidades de la persona atada.

• Hay que prevenir cualquier daño en articulaciones y nervios. La técnica varía según la escuela.

• Con modelos sin experiencia hay que tener en cuenta factores como presión sanguínea baja, problemas cardiorrespiratorios o de circulación.

• Si eres la persona que va a ser atada, confía sólo en personas que tengan experiencia ya que una mala atadura puede causarte algunos problemas.

Personas que lo han experimentado lo describen como una sensación de sumisión y entrega absoluta, una explosión de adrenalina al sentirse indefenso y a la vez una sensación de relajación al liberarse de cualquier responsabilidad y en buenas manos. El roce de las manos y las cuerdas, los susurros y las órdenes, la dominación y la sumisión, la ingravidez y la inmovilidad, sensaciones que estimulan los sentidos y las emociones. ¿Quieres probar?

Click aquí para cancelar la respuesta.