Qué es el Tindstagramming y cómo protegerte de él

El dating online es el nuevo Cupido. Se ha convertido en una forma habitual de conocer gente y encontrar sexo y/o amor. Y en esta revolución, Tinder se lleva la palma. La app de ligoteo más popular, lanzada en 2012, ha transformado la forma en que flirteamos, probablemente por su sencilla dinámica de deslizar los dedos a un lado y al otro y, por supuesto, por su algoritmo. Y como suele suceder, este nuevo fenómeno evoluciona y da lugar a nuevas tendencias, como la que hoy os contamos, el Tindstagramming.

Sí, apunta en tu memoria otro neologismo más en inglés, formado por la unión de Tinder e Instagram. Se llama así a un nuevo comportamiento: cuando alguien a quien has rechazado en Tinder intenta volver a ligar (incluso puedes llegar a sentirte acosado) por Instagram. Y la chispa que ha encendido esta llama es simplemente la posibilidad de conectar tu cuenta de Tinder con la de Instagram para que los usuarios consulten más información sobre una persona.

Al vincular ambas cuentas, te da la posibilidad de seleccionar fotos de Instagram para mostrarlas en el perfil de Tinder y, a la vez, aparece también el nombre de usuario de la persona y puede hacer clic directamente en su cuenta. Esta opción, que fue habilitada por Tinder en el año 2015, y que me parece muy útil para saber más de otra persona, es lo que ha dado lugar a esta nueva forma de volver a “entrarle” a alguien.

Así que si te llega un mensaje por DM (Direct Message) en Instagram, normalmente de un hombre, que ya habías descartado en Tinder, que sepas que esto se llama Tindstagramming y que no mola nada que te suceda si no te apetece que una persona desconocida (o no) y de la que pasas completamente te fría a mensajes, a veces nada agradables. ¿Para qué insiste si ya le has dicho que no? Y aunque le hubieras dicho que sí en algún momento, o incluso hayáis quedado alguna vez, tampoco debe tener esta actitud y mandarte más DMs si ya les has dejado claro que se olvide de ti.

Tinder dating app on iphone

La solución para dar portazo a esas mentes desesperadas es muy fácil: desvincular ambas aplicaciones. En Instagram te da esa posibilidad cuando pinchas en editar perfil y luego en Aplicaciones Autorizadas: ahí simplemente le das a revocar acceso y ya está. Aunque supone que ya nadie podrá ver tus fotos chulas. Y no es justo, encima de que te acosan, te toca a ti terminar con el problema de raíz. El tindstagrammer te bombardea con mensajes sin mostrar ningún respeto por la privacidad, así que también ayuda configurar tu cuenta de Instagram como privada.

La nueva función Tinder Feed no va a propiciar a acabar con el Tindstagramming, más bien lo contrario, ya que permite saber en tiempo real las actividades que un match realiza en Instagram y Spotify. Así que piénsatelo antes de dar tu autorización para activar esta nueva forma de interacción entre usuarios (de momento no se ha estrenado en España).

Si bien la tendencia es nueva, en el fondo no lo es tanto: los tindstagrammers son otros acosadores, como stalkers, trolls, haters, saynayers y otros sociópatas de internet.

Click aquí para cancelar la respuesta.