Qué comer para recuperarte tras el sexo (según un nutricionista) y qué acabamos comiendo

Esto va para ti, empotrador profesional o para ti, acróbata de las sábanas. Vosotros, que lo dais todo en la cama y que acabáis como si vinierais de haceros un iron man, necesitáis reponer fuerzas. Para continuar dándolo todito o para lo que sea. Y esto es lo que tenéis que comer.

Cogemos el teléfono y llamamos a Belén Naranjo, nutricionista. “Hola Belén, ¿cómo estás? Mira, te llamo para una cosa muy sencillita, para un artículo para El Sextante. Oye, ¿después de hacer el amor, qué hay que comer?”. Silencio. “Ehhh, hola, Belén, ¿estás ahí?”. Suspiro grande (AY), seguido de un suspiro pequeño (sigh) y, finalmente, arranca: “Vamos a ver, hay que pensar que mantener relaciones sexuales es una forma de ejercicio con partes de aeróbico y anaeróbico, así que, tras acabar, habremos sudado, habremos aumentado el ritmo cardiaco y habremos fortalecido nuestros músculos, con lo que si queremos recuperar fuerzas para… (pausa) seguir o simplemente descansar, hay que tomar, más o menos, lo mismo que cualquier persona que acabe de correr, que venga del gimnasio o que haya estado montando en bici”.

“Ok, gracias Belén, una última cosa: imagino que no hay que comer lo mismo si hemos pasado del misionero al perrito y luego al 69 y hemos estado dos horas que si simplemente ha sido un aquí te pillo, aquí te mato antes de ir a currar, ¿no?”. Silencio again. “Ehhhhh, mira, te mando una lista por correo, es que tengo que colgar”. Vaaale.

Lo que tienes que comer según un nutricionista

– Leche

Pues sí. Sin coñitas. Hay que pensar que, después del tremendo esfuerzo hecho (tenemos mucha fe en vosotros), el cuerpo está listo para absorber proteínas e hidratos de carbono y aquí es donde entra en juego la leche. También le puedes añadir una cucharadita de cacao soluble. Además, te ayudará a rehidratarte: recuerda que has perdido líquidos varios.

– Yogur

Seguimos con los lácteos. Otra fuente de proteínas que, además, podemos presentar a nuestro/a amante de forma cuqui para que vea que algo de cariño hay también aparte de la lascivia. Ponle cereales (hidratos) y fresas o cualquier otro fruto rojo (vitaminas) y tendrás el recargapilas perfecto por si hay segundo asalto.

– Manzanas

Después de una (satisfactoria y agotadora) sesión de sexo, tu amante aparece mordisqueando una manzana y ofreciéndote otra. Oh, guau, ¿es postureo healthy o hay algo más? Pues la verdad es que la manzana es una estupenda fuente de fibra, vitaminas y, además, es una de las frutas con más proteínas. Si es Pink Lady, mejor que mejor: su equilibrio entre dulzor y acidez es juuuusto lo que necesitas. Además, te sacia, con lo que, calmado ya el hambre, puedes retomar dónde te habías quedado…

a basket of ripe apples and pears

Chocolate (negro)

Como el cigarrito de después ya no es políticamente correcto, nos queda la pastilla de chocolate. Negro, por favor. Te ayudará a subir un poco más los niveles de serotonina que, si la cosa ha salido bien, ya deberías tener por las nubes. Cuanto menos azúcar y menos grasas añadidas tenga, mejor.

Agua

Esto es así. Si la cama está como si el colchón fuera de agua y se hubiera pinchado y os sentís como si salierais de una sauna finlandesa, toca reponer el tanque. Dos botellas de agua. De litro y medio. Enteritas. Una para cada uno.

Lo que al final acaba comiendo la gente

Gracias por tu ayuda, amiga nutricionista, pero es que, por mucho que lo correcto sea tomar agua con una manzanita, también nos interesaba enterarnos de qué es realmente lo que quiere comer la gente después de hacerlo. Por eso, recurrimos a nuestro valiente grupo de amigos. Y esto fue lo que nos contaron.

David (38) – PIZZA

“Estoy empezando con una chica y, bueno, el sexo es muy salvaje. Los primeros días acabábamos tan destrozados los dos que no podíamos ni llegar hasta el frigo. Ahora, en previsión de lo que pueda pasar, tenemos siempre una pizza a mano: fácil de comer, te la puedes llevar a la cama… Todo son ventajas”.

Tania (29) – PEPINO CON YOGUR

“Me gusta dar la imagen de que soy una chica sana. Por eso, cuando estoy con alguno de mis follamigos y terminamos, suelo aparecer con un bol de pepino con yogur en la mano. Ellos no quieren, pero la imagen les pone bastante (me pregunto por qué) y acabamos un rato más en la cama”.

Manu (31) – UN BOCATA

“Acostarme con mi chica me da un hambre atroz. Me da igual que sean las doce de la mañana, las tres de la tarde o las seis de la mañana. Voy a la cocina, y me preparo un bocata. DE LO QUE SEA. En una ocasión mezclé una lata de mejillones con un trozo de lomo embuchado. Dio igual, me supo a gloria”.

Marina (32) – FRUTOS SECOS

“Mi chico siempre dice que soy como un hámster. No puedo irme a la cama con él sin dejar preparado un bol con avellanas, cacahuetes y almendras en la mesita de noche. Hay veces que me meto un puñado en la boca incluso mientras estamos con el tema…”.

Mario (28) – ALCOHOL

“Últimamente, casi siempre lo hago de noche. Acabo enrollándome con alguien, me voy a su casa o viene a la mía y, según acabamos, lo que me pide el cuerpo es más alcohol. Claro, a la tercera vez me duermo y ya no doy la talla. ¡Ahora entiendo por qué no vuelve a llamarme ni Dios!”.

Click aquí para cancelar la respuesta.