¿Qué actos diarios pueden provocarte una infección vaginal?


Cuidar de nuestra salud vaginal a veces depende de cuidar nuestra higiene en las rutinas más del día a día, que de medidas de precaución especialmente exageradas. Y es que hay actos diarios que, sin darnos cuenta, pueden ser el origen de  un problema de salud vaginal, o incluso, de una infección según los casos.

La ginecóloga Myriam Ribes aclara en primer lugar que “que la vagina es un maravilloso órgano en el que existe un microclima y una microbiota específica, como ocurre en todo el cuerpo. Esa flora y/o fauna, forma parte de nosotros”. De esta forma, muchas de las molestias que pueden causar actos diarios, quizás no llegan a causar una infección, pero sí que alteran ese microambiente vaginal óptimo, provocando molestias que se pueden evitar si tenemos más cuidado con los pequeños detalles.

Algunas cuestiones a tener en cuenta, por ejemplo son:

Masturbarse sin una correcta higiene de manos: Cuando llega un calentón, bien sea a solas o bien acompañadas, nos solemos dejar llevar y lo primero que ocurre es que las manos van al pan. Es decir, que las manos se disponen a masajear la vulva o estimular la vagina, sin que pensemos si nos las hemos lavado recientemente, o si hemos tocado algo que pueda alterar nuestra flora vaginal. La experta insiste en que esto sí que puede ocasionar algún problema de higiene, aunque se trata de tener en cuenta que “las manos han de estar limpias, no estériles”.

washing hand
Dejarse la compresa o el tampón demasiado tiempo: En este caso no se trata de un caso de “suciedad”, puesto que como insiste Ribes “la regla no es sucia”. Sin embargo, no cambiarse demasiado a menudo sí que puede ocasionar algún problema, ya que “facilitaría la colonización por bacterias, la irritación y el exceso de humedad”.

Llevar el pubis totalmente depilado: Cameron Díaz es una de las principales detractoras de la depilación total, y se basa en una idea obvia: “si el pelo está ahí, es por algo”. Y es que una cosa es asear la zona, recortar el vello o depilar las ingles, y otra la moda actual de no dejar un solo pelo. Pero más allá de estética, ¿puede ser un problema de salud ? En este punto la ginecóloga apunta que realmente “no tiene por qué producir más infecciones si no agrede mucho a la piel”, aunque si este es el caso “hay que esmerarse más en la hidratación y en la protección de la zona”.

Ponerse o quitarse el anillo vaginal: Si bien los tampones llevan un aplicador, para ponerse el anillo vaginal hay que hacer un mayor manejo de las manos. Y si bien en el primer momento que lo ponemos el anillo está limpio, puede ocurrir que se haya salido, por ejemplo, durante las relaciones sexuales, o incluso que lo hayamos extraído si nos provoca molestias, y no lo hayamos dejado en un sitio suficientemente limpio. En este caso, hay que recordar que es tan sencillo como lavarlo con agua tibia antes de volver a introducirlo. Como dice Ribes “limpio si, aséptico no es necesario”.

Click aquí para cancelar la respuesta.