¿Puedo disfrutar del sexo si padezco vaginismo?

Quizás hayas oído hablar del vaginismo, una contracción involuntaria de la vagina, algo que ocurre de forma inconsciente. Esta contracción “cierra” la vagina e impide la penetración. Además, los intentos de penetración resultan muy molestos y dolorosos para la mujer. “Las mujeres con vaginismo no pueden tener penetración, pero eso no significa que no puedan sentir placer, e incluso, tener orgasmos, con estimulación en otras partes del cuerpo como la vulva, el clítoris, el pecho”, comenta la sexóloga Ana Lombardía.

La contracción de la vagina no se limita únicamente a la penetración con el pene, también con los dedos e incluso, a la que hace un ginecólogo con el espéculo en una exploración médica. El vaginismo se distingue de la dispareunia en que en ésta, la mujer si puede tener penetración, aunque sea de forma dolorosa.

¿A qué se debe? El miedo a sentir dolor es una de las causas más frecuentes: “Si en el pasado has tenido experiencias dolorosas porque tuviste relaciones sexuales sin estar excitada, bajo presión, tu pareja fue muy brusca, fuiste abusada… entonces puedes temer que ese dolor se repita y, por tanto, tu vagina se contraiga para auto protegerse. El miedo a un embarazo no deseado, a contraer una infección de transmisión sexual o la creencia de que la vagina es demasiado pequeña para el pene son otras de las causas. También, la falta de deseo y los problemas de pareja”, explica. A veces tiene causas físicas, por ejemplo, una infección, endometriosis… por lo que es importante primero descartar esta posibilidad acudiendo a un médico.

Worried woman as difficulties strike relationship

Pero, ¿se puede prevenir de alguna forma? “La única forma es con una buena educación sexual, que permita a la mujer conocer su cuerpo, su deseo y sus mecanismos de excitación y de placer. De este modo, se enfrentará a las relaciones sexuales con ganas, sin miedo, relajada, de manera consentida… Aun así, una mala experiencia relacionada con la sexualidad, como un abuso o violación, puede provocar que sienta aversión o miedo por las relaciones sexuales y que, de manera inconsciente, contraiga la vagina cuando llegue el momento de la penetración”, comenta Lombardía.

Uno de los principales mitos que existe sobre este problema es el de que las mujeres que lo padecen no disfrutan de su sexualidad: algunas es cierto que no, pero otras se lo pasan genial en la cama: “La penetración es sólo una práctica sexual más del enorme abanico de prácticas que existen. Por ejemplo, el clítoris está fuera de la vagina, en la vulva, en la parte externa de los genitales y, para estimularlo, no es necesaria la penetración”, explica.

Si tienes vaginismo, lo mejor es acudir a la consulta de una sexóloga que te ayude a recuperar el control sobre tu sexualidad y tu cuerpo. El problema puede solucionarse en unos 4 meses. “El pronóstico es muy bueno, casi el 100% de las mujeres que acuden a consulta por vaginismo consiguen solucionarlo”, añade. Lombardía imparte talleres sobre esta materia en la boutique erótica Los Placeres de Lola.

Click aquí para cancelar la respuesta.