¿Pueden los hombres ser multiorgásmicos?

Y uno, y dos y tres y cuatro… y así hasta el infinito. Hay mujeres que tienen el don de tener varios orgasmos, pero, ¿y los hombres? ¿ellos también pueden serlo? La sexóloga Ana Lombardía nos aclara este término.

“Con tiempo, dedicación y constancia todos los hombres pueden ser multiorgásmicos. Hay que reaprender la manera de vivir la sexualidad, reconectar con el cuerpo y con las sensaciones, erotizar toda la piel… ¡no es fácil! Pero sí, todos pueden serlo… ¡lo que no significa que todos deban serlo! Se puede disfrutar mucho de la sexualidad sin ser multiorgásmico, y no a todo el mundo le merece la pena dedicar tanto esfuerzo (aunque sea un esfuerzo divertido) en conseguirlo”, comenta.

Según esta experta, y como deja deducir en su respuesta, no es algo innato sino que se aprende, aunque hay hombres que desde muy jóvenes son multiorgásmicos. De hecho, ella imparte talleres donde aprender a serlo.

Young naked man watching pornography in his kitchen

Pero ojo, ¿qué significa exactamente ser multiorgásmico: es eyacular varias veces o sin embargo, es tener varios orgasmos eyaculando una única vez? “Ser multiorgásmico significa poder tener varios orgasmos en un mismo encuentro sexual, ya sea con eyaculación o sin ella”, aclara. Y aquí viene un punto importante: la eyaculación no tiene por qué ir unida siempre al orgasmo. “Por lo general, muchos hombres tienen asociado ambos sucesos, pero no tiene por qué ser así. Como el orgasmo es un reflejo, desde niños aprenden que va asociado a la eyaculación, pero eso se puede separar. De hecho, puede haber orgasmo sin eyaculación, y también eyaculación sin orgasmo”, dice. De hecho una de las cosas que enseña en sus talleres es a diferenciar y separar una cosa de la otra.

Queda claro entonces que es algo que se puede aprender, pero ¿cómo y a través de qué técnicas? El punto de partida es que hay que realizar un reaprendizaje completo de la sexualidad: “Para ello, hay que erotizar todo el cuerpo, descubrir nuevas zonas erógenas (no solo los genitales pueden llevarnos al orgasmo), controlar la respiración, aprender a distribuir la energía sexual, desgenitalizar los encuentros sexuales y, aunque suene contradictorio, dejar de darle tanta importancia a los orgasmos y dejar de buscarlos como objetivo fundamental de la sexualidad”, aclara la experta.

En sus talleres, la sexóloga enseña a hombres pero también mujeres interesadas en el tema, una nueva visión de la sexualidad, a disfrutar de todo su cuerpo y no solo de los genitales. Les enseñamos a respirar para conectar mejor con su cuerpo y con sus sensaciones, a descubrir nuevas zonas erógenas, a sensibilizar toda la piel… También les mandamos ejercicios para que practiquen en casa y que puedan aplicar todo lo aprendido durante el taller y conseguir su objetivo de ser multiorgásmicos”, finaliza.

Así que ya sabes, se aprende pero hay que pasar por un reaprendizaje de lo que pensamos que es el sexo que, como muchas veces decimos en El Sextante, va más allá de los genitales.

Click aquí para cancelar la respuesta.