¿Puede la novela erótica mejorar la vida sexual?

Leer es un placer, en más de un sentido. Y es que no solo de porno viven el hombre y la mujer, también existen diferentes productos culturales, como los libros, que  sirven  no solo como entretenimiento,  sino también como estimulantes de nuestra vida sexual.

De hecho, cada vez hay más mujeres que buscan literatura con la que sacar su sexo de la rutina. Muestra de ello es la última edición del VII Encuentro RA de novela romántica. Su organizadora, Merche Diolch, explica que “este evento trata de promocionar la novela romántica, y dentro de la misma, está el género erótico, que de un tiempo a esta parte ha tenido un gran auge, sobre todo entre las lectoras, que han encontrado en esta literatura una forma de mejorar sus relaciones íntimas”. Así, asegura que entre bambalinas, las mujeres cuentan que desde que leen erótica  “sus relaciones han aumentado y se han hecho más dinámicas”.

Sobre el evento en sí, Diolch relata que “empezó  siendo un encuentro con 80 personas, en esta edición ya hay 500, de las cuales este año es novedad que ha aumentado el número de lectoras inscritas (más que de autoras) lo que quiere decir que el género está muy vivo”.

Couple Lying In Bed Using Digital Tablet And Mobile Phone
Así, mujeres de toda España llegan a Madrid el fin de semana antes de San Valentín con maletas vacías, para llenarlas de novelas eróticas con las que poder alimentar la llama de la pasión el resto del año.

Una de las autoras más conocidas es Olivia Ardey (Editorial Zafiro), que desvela que parte de su truco es dar ambientación a las escenas más ‘hot’, para que puedan ser leídas incluso en pareja. “Les excita mucho a ambos, es decir, que les genera deseo porque alimenta su fantasía, que es la base de todo”. Algo tan sencillo como “que el libro esté tan bien ambientado y te deje con tan buena sensación, que al final, quieras seguir experimentando lo mismo en la vida real”.

También defiende esta idea Alexandra Roma (Click Ediciones), que cree que si bien las nuevas generaciones de mujeres consumen más pornografía, lo cierto es que hay una gran mayoría de mujeres que se siente más cómoda imaginando, que visualizando. “Por ello la literatura erótica siempre ha sido una forma de descubrir otras prácticas sexuales, el morbo, o la idea del sexo solo por el sexo. Los descubrimientos que hacen las mujeres protagonistas son un descubrimiento también para las lectoras”.

Sin embargo, no todo está centrado en la fantasía, la también escritora Regina Roman, reconoce que mucho de la erótica está basado en la propia experiencia de las autoras. “Salvo escenas en las que es obvio que están muy basadas en la fantasía y en la ciencia ficción, si lees en una escena  que entra dentro de lo razonable, como que ella sea  casi siempre multiorgásmica, sería sano preguntarse si no está basado en una experiencia real, y si hay mujeres que tienen una sexualidad tan buena, pensemos si no puede serlo también la nuestra “.

A lo que añade la puntilla de que “por cierto, multiorgásmicas, si queremos, somos todas”. Quizás leyendo encontremos el truco para serlo.

Click aquí para cancelar la respuesta.