¿Puede el vino actuar como Viagra?

Es difícil imaginar una cena romántica con tu pareja; novio; marido; amante ocasional de Tinder, lo que sea, sin que en ella haya una buena botella de vino. Nos da igual que seas de rosado, de tinto o de blanco. Fijo que hay vino. Y haces muy bien, porque es una excelente bebida para maridar con una buena cena pero además, hay algo más: le sienta bien a tu sistema vascular, y por tanto, a tus genitales. Dicho de otro modo: el vino, en cantidades moderadas claro está (porque si te coges una borrachera del 15 no serás persona cuanto más, para ser amante…), actúa como la famosa pastillita azul. Te lo aclaramos.

El vino (y el chocolate) contienen aminas, que son componentes orgánicos naturales. La histamina es una de las aminas más conocidas, que tiene efecto sedante y también puede ser estimulante (en demasía da sueño). O sea, que como te hemos dicho más arriba, siempre mejor un vaso que cuatro. Pero, ¿cómo afecta en concreto a los genitales del hombre y de la mujer? La respuesta ha sido más estudiada en los hombres, como viene siendo habitual en ésta y otras materias. El vino es un excelente vasodilatador, o sea, mejora la llegada de la sangre a todas las zonas del cuerpo, ergo, esto sin duda favorece la erección.

Adult couple drinking wine make a toast in the kitchen

Investigadores de la Universidad de Kigston también encontraron que el vino tinto puede aumentar la cantidad de testosterona a través de la quercetina, un ingrediente del vino que bloquea la eliminación natural de la testosterona a través de la orina.

¿Y a la  mujer? ¿Influye también en la respuesta sexual femenina? Si el vino sienta bien de forma general al sistema vascular, lo hace por extensión a nivel genital. En todo caso, el vino produce un aumento de los estrógenos y por lo tanto, del deseo sexual y además incrementa la sensibilidad de la zona erógena. Los vasos sanguíneos se dilatan más fácilmente y por lo tanto, hay mayor excitación y lubricación. Toda esa mejora del sistema vascular afecta directamente al clítoris. La Universidad de Florencia, en Italia, realizó un estudio con casi 800 mujeres, de entre 18 y 50 años. Se repartieron en tres grupos: las que no bebían vino, las que bebían una copa diaria y las que bebían entre 1 y 2 copas diarias. Las féminas tuvieron que contestar a un cuestionario de tipo sexual (frecuencia de relaciones, etc) y se vio que las respuestas a los deseos sexuales eran más elevadas entre las que bebían 1 y 2 copas diarias, por encima de los otros dos grupos (estos resultados se publicaron en The Journal of Sexual Medicine).

Pero, ¿hay algún tipo de vino que tenga mayor influencia? ¿Qué tipo de vino conviene más? El más rico en polifenoles es el vino tinto, y por lo tanto, el que mayor influencia tendría en esa respuesta sexual. O sea la recomendación sería primero tinto, luego rosados y finalmente blancos. Así que ya sabes cómo deber ser tu elección en tu próxima cena romántica.

Click aquí para cancelar la respuesta.