Pros y contras del “fast sex”

Se dice que es la nueva tendencia entre los menores de 35 años, y que quizás sea la filosofía opuesta al slow sex , pero lo cierto es que el llamado “fast sex” no es un invento nuevo, solo es una forma diferente de llamar al “aquí te pillo, aquí te mato” de toda la vida.
Una filosofía que suele ser muy común en las cenas de empresa donde las copas de más llevan a una noche de sexo improvisada, o a las fiestas de nochevieja en las que se tiene ganas de empezar el año con un orgasmo, aunque venga de la mano de una persona desconocida.
Pero, ¿cuáles son los pros y los contras de una sesión de sexo rápido?

La sexóloga Raquel Gargallo apunta un nuevo punto de vista, para decidir si apuntarnos o no una sesión de fast sex, como otra forma de disfrutar de las fiestas que llegan.

Pros:
• Sin preliminares: Aunque esté mal llamarlos de esta manera, para quien se distraiga si no va directamente al grano, desde luego esta es su práctica. “Sin necesidad de preparación alguna, lo que más importa es la preparación, actitud y ganas mental, física y consensuada de las dos personas”.

Ladies room and mens room

Cualquier lugar está bien: “Si tenemos un nidito de amor, podemos disfrutar de una sesión de sexo con calma,” incluso si alquilamos un hotel por horas. Pero si aún vivimos con nuestros padres, o la pasión nos pilla en el garito de turno, saber disfrutar del baño de la disco o de la parte de atrás del coche tiene sus ventajas.

Sin que molesten los niños: El fast sex, pese a lo que se dice, no es solo para menores de 35. Si acabáis de ser papas seguro que ya no gozaréis de tanto tiempo como antes para vuestra vida sexual. “Si hay alguna esperanza estando los dos  solos en algún momento, aprovechar de forma rápida esa forma de conectar sexualmente, ya vendrán momentos más calmados para hacer el amor o descansar”. Puede que incluso en una cena familiar, mientras el resto está en la parte de abajo disfrutando de los niños.

Ideal para desconocidos: Cuando tienes sexo por primera vez, tener toda la noche por delante puede ser desconcertante, porque aún no conoces cómo funciona la otra persona. Por eso, para una primera toma de contacto, un desahogo a lo fast sex puede ser ideal para empezar a conocer el cuerpo del otro.

Nada de bloqueos: Según la sexóloga, el fast sex también es positivo “para personas hayan tenido problemas de deseo con alguna de sus parejas”, ya que “es una forma de comprobar sin presión y con libertad que no tienen ningún problema funcional”.

 Contras:
• Quedarte con ganas de más: Si se hace demasiado corto para alguna de las dos personas “te puedes quedar con ganas de más y este hecho puede causar cierto dolor genital, hasta que no puedas aliviarte solo/a”.

Herir la autoestima: Para quien goce más de la seducción previa que del sexo puede que esta práctica esté bien, pero quién se espere un poco de mimos o de cuidado “puede salir con el ego herido, ya que quizás la otra persona vaya directo o directa a un desahogo, sin tener ninguna valoración o miramiento”.

Accidentes sexuales: “La rapidez puede dar lugar a movimientos torpes y malentendidos, que corten el rollo con la misma rapidez”, e incluso algún accidente sexual si no hemos elegido bien la postura o el lugar.

Falta de seguridad: Los accidentes no solo pueden ser moratones, sino también condones rotos por las prisas, que pueden ocasionar un problema si tenemos “falta de información saludable sobre la otra persona”.

Eso no me va: “Te puedes encontrar con ciertas preferencias de la otra persona que tu no habías experimentado y no sabes si te gustan. En este momento si te encuentras incómodo o incómoda,  no cedas nunca en nada que no quieras hacer”.

Click aquí para cancelar la respuesta.