¿Preservativos con sabor a whisky? Condones curiosos para todos los gustos

Cuando hablamos del preservativo, solemos tener siempre un modelo en mente, ese condón de látex, de color casi amarillento, que nos permite disfrutar del placer sin riesgos, pero no, no todos los preservativos son iguales.

Los tenemos para elegir. Preservativos de colores para coleccionar o incluso, de sabores para los más precavidos en el sexo oral (con el que también pueden transmitirse diversas ITS o contagiarse el Virus del Papiloma Humano).

¿Pero cuáles son los preservativos más llamativos?

Guerra de espadas láser: Lis Hernández, de Sexo es Salud, explica que para ella el preservativo más llamativo, en el sentido estricto de la palabra es el Love Ligth, “que con solo treinta segundos bajo luz, activa su fluorescencia haciendo brillar el pene. No me imagino estar usando con mi pareja estos condones fluorescentes, aunque a veces pienso que pueden ser de utilidad, al menos sabes dónde vas a tocar para guiar ¿no?”. De hecho, puede ser precisamente útil si hay más de un invitado a la fiesta, aunque hay que tener cuidado con no confundirlos con una guerra de espadas láser.

Con abre fácil: Si siempre se ha dicho que uno de los problemas del preservativo era saber ponerlo bien, desde Control decidieron ponerlo aún más fácil. Así surge el sistema Easy Way, que a través de una suave tira incorporada en el preservativo durante su proceso de fabricación, indica cuál es el lado correcto de colocación y facilita su desenrollado de una manera más ágil y sencilla. Igualmente destacan sus condones de poliuretano para alérgicos al látex. Así no hay excusa que valga.

Man using condom,black and white style.

Efectos retardantes, frío y calor: Igualmente, Durex también es experto en sacar al mercado preservativos que tengan un plus añadido, como el caso de Mutual Clímax con estrías para estimularla a ella y lubricante Performa que contiene un 5% de benzocaína para retrasar el orgasmo de él, o también sus modelos con efecto frío y calor. Todo sea por explorar.

Para ir de etiqueta: Algunos preservativos aprovechan para “vestir” al pene a propósito de esa ocasión especial, como es el caso de los Discks Formal Wear, para aquellos que nunca quieran abandonar la etiqueta.

¿El tamaño importa?: Si tu curiosidad, más que en torno a las sensaciones, va en torno al tamaño, con Condometric podrás salir de dudas, o comprobar si todas tus erecciones son igual de potentes, o al menos, igual de largas.

Sexo y alcohol: Que estemos pasando una noche loca o llevemos unas copas de más, no es excusa para no ponerse la goma. De hecho, hasta hay condones que llevan el whisky incorporado, o al menos el sabor al mismo, como es el caso de los McCondom.

Por tallas: Los preservativos no solo se adaptan a gustos, también a tamaños, y es que es importante saber que gran parte de las marcas ofrecen condones de diferentes tallas, sobre todo centradas en la anchura, para evitar que al quedar demasiado holgado se salga, o si queda demasiado estrecho se rompa. Una talla XS rondará los 47 mm y una XL los 57 mm. Que hay ciertas cosas que es mejor hacerlas con “ropa” cómoda.

Click aquí para cancelar la respuesta.