¿Por qué te masturbas más en época de exámenes?

Es época de exámenes, como cada año por estas fechas. Nervios, noches sin dormir, muchos cafés, mal humor, dolor de barriga… y masturbaciones. Sí, has leído bien, al parecer todos echamos mano, nunca mejor dicho, del onanismo, con más alegría en estos momentos. Chicos y chicas. ¿Por qué? Este frenesí masturbador tiene que ver con los beneficios, que son muchos, generados por el placer. Te contamos cuáles son:

Ayuda a estar más contento: “Los procesos de excitación y orgasmo activan el sistema de recompensa y placer dopamínico y permiten la liberación de serotonina en el flujo sanguíneo, sustancia que ayuda a mejorar el estado de ánimo”, explica la sexóloga María Esclapez.

Reduce el estrés y le ansiedad: “El sexo es un tranquilizante natural muy potente, tanto por el gasto de energía que supone el acto (solo o acompañado) como por las sustancias químicas que se liberan durante la respuesta sexual”, dice. Con lo cual no es de extrañar que se incrementen las actividades masturbatorias en picos de estrés.

girl have orgasm

Ayuda a conciliar el sueño: durante el sexo (aunque sea con uno mismo) se libera la hormona encargada del sueño, la prolactina. “Es por esto que, aunque esta conducta no sea un tratamiento eficaz para el insomnio como tal, sí que ayuda a conciliar el sueño y descansar en casos puntuales en los que nuestra cabeza no para de rumiar por los nervios, por ejemplo, el día antes del examen”, detalla.

Mejora el aspecto físico: y en esto las chicas estamos de enhorabuena porque sucede especialmente en las mujeres. “Tras la liberación de estrógenos, el pelo y la piel mejoran en aspecto y tacto. Esto, a su vez, permite incrementar el nivel de autoestima, aumentando también así el nivel de motivación, o en este caso concreto, ante el estudio”, cuenta Esclapez.

Alivia el dolor de cabeza, muy común en estudiantes, en especial si estudian con ordenador o tablet: el sexo es el mejor analgésico natural que conocemos a día de hoy. Por una parte, durante el sexo, se eleva el umbral del dolor; por otra, la activación fisiológica hace que el flujo sanguíneo aumente, consiguiendo así que la sangre circule mejor por las arterias.

“Durante la masturbación focalizamos la atención en los estímulos excitatorios, por lo tanto y aunque sea por unos minutos, dejamos de pensar en los estudios, cosa que ayuda a despejarse y recargar las pilas para continuar a tope”, finaliza la experta. Así que ya sabes, dale a la letra pero también ¡al onanismo!

Click aquí para cancelar la respuesta.