Por qué no debes comprar semen por internet

Desde hace unos años, han proliferado en internet las páginas y foros en los que hombres por su cuenta y bancos especializados, venden esperma online para que las mujeres se inseminen en casa. Pero el sueño de ser madre por esta vía, ahorrándose algo de dinero, no es segura, según han alertado la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y el Ministerio de Sanidad.

Las webs que ofertan la venta de semen a domicilio son ilegales en España porque violan la condición de anonimato que garantiza la legislación de este país e incluso permiten elegir los rasgos físicos del donante, según la SEF. Por ello, el primer peligro de inseminarse con una muestra adquirida por Internet es la “elección de un donante no anónimo, ya que podría reclamar la paternidad del nacido”, advierte el doctor Antonio Gosálvez, jefe de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

“La legislación actual obliga a los bancos de semen a un estricto control del proceso que incluye dispensar muestras únicamente a centros de reproducción asistida homologados, así como a registrar del donante únicamente las características que tengan valor para el procedimiento sin poder registrar ni informar a los pacientes de cualquier característica concreta que debilite o facilite la ruptura del anonimato”, explica el doctor.

Frozen Storage At Sperm Bank
Cuando recurres a una clínica, los expertos en reproducción asistida realizan una selección minuciosa del esperma del donante, algo que no sucede por la vía de internet, lo que puede dar lugar a “seleccionar donantes biológicamente inadecuados por ser diferentes a los padres, lo que implicaría tener niños exóticos por capricho”.

La adquisición de semen por internet también puede llevar a que se aplique la muestra a una mujer diferente a la compradora, perdiendo la trazabilidad. O que se “mezclen varias muestras de semen en la misma aplicación. Esto es considerado como falta muy grave por la legislación y supone el cierre de un centro homologado de reproducción asistida”, señala Gosálvez.

Más peligros: la conservación del semen adquirido se realiza con nitrógeno líquido. La manipulación por manos inexpertas en el entorno del hogar, sin la seguridad e higiene previstas puede llegar a ser peligrosa, incluso provocar la asfixia. Si se administran las muestras antes de recuperar la temperatura adecuada, pueden provocar un shock anafiláctico.

A todo lo anterior hay que añadir que esta clase de procedimientos cuenta con una eficacia pobre. Y en el caso de que el embarazo prosperara, tales prácticas podrían “derivar en la generación de nacidos que sean sujeto de malformaciones o enfermedades congénitas, o sean portadores de las mismas, o incluso la transmisión de diferentes enfermedades infecciosas transmisibles a través del semen, entre las que se encuentran, además de otros, las provocadas por los virus del SIDA, la hepatitis C y otros enfermedades víricas emergentes, como el zika”, según advierte el Ministerio de Sanidad. Además, la toma de estimulantes de la ovulación sin controles y una posterior inseminación casera puede llevar a embarazos triples, cuádruples o superior.

Las mujeres que se inseminan por su cuenta tampoco están exentas de problemas de salud en el caso de que añadan tratamientos de estimulación ovárica, algo muy habitual en las clínicas, ya que se llevan a cabo sin  la prescripción y el control médico adecuados”, avisa el Ministerio de Sanidad.

Aparte de riesgos para la salud, este tipo de comercio puede llevar a que una persona ponga en marcha un centro casero de reproducción con todos los peligros que pueden asociarse a ello, apuntan los expertos. Y como solo se pide una tarjeta de crédito para efectuar la compra, podría ser utilizado por menores de edad. Así que ya sabes, no merece la pena arriesgarse.

Click aquí para cancelar la respuesta.