¿Por qué las mujeres con pareja pierden el interés por el sexo?

El bajo deseo sexual es uno de los motivos más frecuentes en las mujeres para acudir a la consulta de un sexólogo. Diversos estudios han constatado que disminuye con el paso de los años en las relaciones de pareja heterosexuales. ¿Por qué sucede? La ciencia ha investigado este tema y existen varias razones.
A medida que la relación evoluciona, incluso en mujeres jóvenes, la libido cae de forma progresiva tras la etapa inicial del enamoramiento y la pasión, mientras que la de los hombres se mantiene estable, según un estudio elaborado en la Universidad de Guelph en Ontario (Canadá), con 170 universitarios, hombres y mujeres, de entre 18 y 25 años con relaciones desde un mes hasta 9 años.
Para los teóricos de la psicología evolutiva, esta brecha sucede porque los hombres deben mantener ese deseo para poder procrear, tener muchos descendientes y garantizar la continuidad de la especie, mientras que la mujer canaliza la energía en criar a los hijos. Así que una parte de la culpa échasela a nuestros antepasados, de los que hemos heredado esos genes.

unhappy young couple in bedroom

Otro de los motivos por los que se produce ese desfase de la libido en la pareja se encuentra en los niveles de testosterona. Aunque relacionamos la progesterona y los estrógenos como las hormonas sexuales femeninas, las mujeres también producen testosterona, aunque en mucha menor cantidad que los hombres, y su falta, en ambos sexos, está relacionada con disfunciones sexuales como la falta de deseo y alteraciones de la excitación y del orgasmo, entre otros.

La ingesta de algunos anticonceptivos orales se asocia a una disminución del deseo, ya que funcionan precisamente disminuyendo los niveles de andrógenos, especialmente la testosterona. Vamos, que si tomas la píldora tienes muchas probabilidades de que tengas al enemigo en casa.

La causa hormonal no es la única culpable, influyen también factores psicológicos y externos y, por supuesto, la propia conexión con la pareja (celos, falta de comunicación…). El sobrepeso, o mejor dicho, el verse con unos kilos de más, baja la autoestima y esa negatividad afecta al apetito sexual. Lo mismo sucede con unos malos hábitos de vida (tabaco, alcohol…), el cansancio físico, el insomnio o la fatiga. Y es algo completamente normal después de tener un bebé, tanto por los cambios hormonales como por la falta de sueño y el propio cuidado del recién nacido.

Esta falta de deseo en la pareja es más aguda en la mujer, pero los hombres tampoco se libran, según otro estudio publicado en British Medical Journal http://bmjopen.bmj.com/content/7/9/e016942 que concluye que suele suceder después de un año de relación. Los investigadores canadienses tampoco lo descartan: es más, apuntan que su estudio podría estar sesgado en el sentido de que los hombres tal vez no siempre están dispuestos a admitir esa diminución del deseo por una cuestión de masculinidad.

Lo que todos coinciden es en que cuanto más tiempo dure una relación, es más probable que el deseo sexual disminuya, sobre todo en las mujeres.  Y esto no tiene por qué significar que la pareja va mal, simplemente es cuestión de adaptarse, los dos, claro. Si se toma como algo natural y normal, se asume y acepta, no supone ningún problema en la relación.

Click aquí para cancelar la respuesta.