¿Por qué las lesbianas no quieren estar con bisexuales?

A lo largo de mi vida he escuchado a mujeres lesbianas decir cosas como que no quieren estar con mujeres bisexuales porque han estado con hombres o porque su manera de tener sexo es diferente, o incluso con lesbianas que hayan tenido alguna relación con un hombre en el pasado por no ser “lesbianas pata negra”. A la inversa también se da, mujeres bisexuales que no quieren estar con lesbianas porque no entienden su sexualidad.

Mi respuesta siempre es la misma: y qué más dará. Pero hay personas que se toman muy en serio estos prejuicios y es por esto por lo que hoy toca desmontarlos, porque si encima de que no somos muchas nos ponemos así de exquisitas, vamos a follar menos que un teleñeco.

Two women kissing in the toilet

“Lesbiana pata negra”
Al parecer, debe de ser un selecto club de campo cuyo carnet de socia luce en letras doradas esto de “Lesbiana pata negra”. Requisitos para entrar: no haber catado varón en la vida y saber desde antes de nacer que ya eras bollera. Las portadoras del carnet de tan selecto club se sienten orgullosas por mantenerse intactas y lo prodigan a los cuatro vientos, dejando de lado a la chusma que alguna vez se acercó a un hombre.

Amigas, es el club más absurdo que he conocido nunca. La etiqueta respecto a nuestra orientación sexual nos la ponemos nosotras mismas, cada una decide con qué identificarse y sí, hay muchas mujeres que han mantenido o mantienen relaciones con hombres y siguen definiéndose como lesbianas porque es con lo que se sienten más identificadas. ¿Quiénes somos las demás para juzgarlo? ¿Acaso no estamos haciendo lo mismo que aquellos que nos atacan? Haz más el amor y menos la crítica.

“Con una bisexual, ni loca”
Las lesbianas se crían en los mismos ambientes LGTBfóbicos que el resto y eso pasa factura. Son muchas las que tienen muchos prejuicios hacia otros miembros del colectivo: gais, bisexuales, trans… Y esos prejuicios afloran especialmente cuando conocen a una chica bisexual: la tachan de promiscua, creen que es sólo una fase y pronto decidirá en qué bando jugar, creen que le pondrá los cuernos ya sea con hombres o con mujeres o piensan que es sólo una heterocuriosa que está probando con ellas y en cuanto se canse se irá otra vez con un hombre… En definitiva, se sienten inseguras.

Tenemos que hacer un ejercicio de autocrítica y desmontar nosotras mismas esos prejuicios. La promiscuidad (si es que eso puede ser malo), el engaño o el abandono no va en la orientación sexual, sino en la persona, y eso es algo que nos tenemos que grabar a fuego en la frente. La bisexualidad no es una fase, ni se convierte en lesbiana o hetero por haber tenido más relaciones con mujeres o con hombres, se es bisexual. Y punto.

“Las lesbianas no me entienden”
La queja de muchas bisexuales. Prefieren salir con otra bisexual antes que dar explicaciones a nadie sobre su sexualidad y, hasta cierto punto, las entiendo. Se sienten cuestionadas tanto por heteros como por homosexuales, se espera de ellas que les encanten los tríos, que alternen chicos y chicas o que pongan los cuernos a diestro y siniestro… Y, aunque habrá quien sea así (ya sea hetero, homo, bi… lo que sea), no es necesariamente la norma. Si algo he aprendido del activismo LGTBQ es que cada cual es diferente y que celebramos la diferencia como algo positivo. Así que, amiga bi, dale una oportunidad también a las lesbianas, que no todas somos iguales.

No seamos cuñadas, vamos a dejar los comentarios homófobos y bífobos para los retrógrados que abundan en las mesas de la cena de Nochevieja y seamos conscientes de que cualquier prejuicio se puede desmontar. Sólo hay que querer hacerlo.

Click aquí para cancelar la respuesta.