¿Por qué a veces nos duele tanto después de hacerlo?

Seguro que conoces esa sensación de acabar exhausta tras una fantástica sesión de sexo sólo para descubrir que, aunque el placer es máximo, lo cierto es que te duele bastante ahí abajo. ¿Por qué? Hay tres razones poderosas pero, antes de nada, respira tranquila, no es grave.

1. No estás suficientemente excitada

La excitación es fundamental, de ahí que siempre hagamos tanto hincapié en los juegos preliminares…  Dedicar un tiempo a poneros en situación te ayudará a prevenir el dolor postcoital, pues tendrás la suficiente humedad ahí abajo como para que tu vagina se vuelva más elástica y te deje disfrutar a tope. “En la fase de excitación se lubrica la vagina”, explica la sexóloga Esther Benegas, “y a veces se tienen relaciones coitales sin deseo o con deseo pero con pensamientos en la cabeza que nos alejan de la excitación. Si no hay excitación habrá una vagina seca friccionada por un pene que sí está excitado, lo que sin lugar a dudas te producirá dolor postcoital”. La mejor manera de adaptarte a un socio bien dotado o a una posición vigorosa es ir bien lubricada, natural o artificialmente.

woman with hands holding her crotch

2. Tienes sequedad vaginal

La sequedad vaginal puede hacer que el coito sea realmente incómodo, pero también es la razón más común de esas molestias post relación sexual. Las sesiones muy largas o muy enérgicas de sexo causan demasiada fricción en esa zona cuando no está suficientemente lubricada, y aunque de primeras no lo notes, puede manifestarse dolor más tarde. Cuidadito pues con estar mucho rato dándole candela al tema. “En las relaciones coitales muy largas se produce mucha excitación, pero el deseo a veces está por encima del aguante de la vagina y esta se resiente por el movimiento continuado en la misma zona, produciendo una inflamación que comúnmente se conoce como ‘honeymoon vaginitis’ (vaginitis de luna de miel)”, añade la experta. Cuando esto te pase, prueba a darte un baño caliente con sales sin perfume, y si tienes la zona irritada usa una crema de hidrocortisona alrededor de la abertura vaginal. Seguro que te alivia.

3. Es cosa de las hormonas

Los cambios hormonales que produce la toma de la píldora anticonceptiva o incluso de los antihistamínicos para la alergia pueden secar tu vagina. En estos casos, lo ideal es que uses un buen lubricante. Observa también si únicamente sientes dolor al usar ciertos productos de higiene íntima, condones o espermicidas, pues muchos de ellos causan irritación. Según Benegas, “cuando estado excitadas mucho rato, a la sangre le cuesta volver al flujo sanguíneo normal y se queda en la zona genital, inflamando labios menores y clítoris. Lo normal es que después de un rato vuelva a su ser, aunque la zona puede seguir hipersensibilidad, hinchada y resultar muy molesto”. Si la molestia es demasiado intensa y no se te pasa, siempre es mejor que acudas a tu ginecólogo porque (no te asustes, que suena fatal pero son enfermedades benignas) puede tratarse de un quistecito, un mioma uterino o endometriosis. En general, cualquier dolor que dure más de 24 horas o produzca sangrado o secreción después del sexo, merece una visita a tu médico de cabecera.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:


Click aquí para cancelar la respuesta.