¿Por qué a muchos tíos les ponen los zapatos de tacón?

A ti te gustan los tacones, aunque acabes con los pies destrozados cuando te los calzas (sí, que el saber llevarlos es un arte y que todo hay que decirlo, a tus pies y a tu espalda no les sientan especialmente bien). Pero sigamos con el tema: te gustan los tacones, más, si son stilettos. Pero no digamos a tu chico: le cambia la cara cuando te ve vistiendo una falda con tacones a cuando la llevas con zapato liso. Y en alguna ocasión lo habéis hecho con tacones puestos (entre algunas mujeres suelen llamarse “zapatos de no pisar la calle”), ¿de dónde viene esta atracción que sienten muchos hombres por los tacones?
Hablamos con Arola Poch sobre el asunto y esto es lo que nos cuenta:

Lo de los tacones altos y su vinculación a la feminidad no es nuevo: los tacones son un icono femenino muy potente. “Aunque curiosamente los primeros en llevar tacones fueron los hombres, en el siglo XVI. En el imaginario colectivo, una mujer calzada con tacones se mueve y actúa de cierta manera, cual femme fatale. Es por ello, como símbolo de la feminidad, que se convierten en un fetiche muy potente y generan excitación”, explica la experta.

Poch realizó un estudio sobre fetichismo y zapatos o botas de tacón alto, y descubrió que resultaban un fetiche para más del 30% de los encuestados: ocupaban la segunda posición, la primera en cuanto a objetos. Al fetichismo de zapatos de tacón alto se conoce como altocalcifilia, que es diferente del retifismo: “Que es la excitación por los zapatos en general”, aclara. Sea como fuere, es innegable del valor erótico de unos zapatos de tacón: “Los más atractivos son los stilettos, que si volvemos al tema del imaginario colectivos, son los que relacionamos con la feminidad. Las botas de tacón alto también resultan muy eróticas, pero más asociadas a juegos de dominación”, aclara.

black high heels

¿De qué forma excita este objeto? “Para muchos hombres, la simple visión de la mujer calzándolos o teniendo relaciones eróticas con ellos puestos, es más que suficiente. Pero también hay otros juegos eróticos con zapatos, shoeplay, muy excitantes para los fetichistas”, comenta. Por ejemplo, el dangling (balancear el zapato en la punta de los dedos del pie); el dipping (sacar el pie del zapato dejando ver la planta) o el heelpopping (con el zapato en el suelo, sacar parte del pie con los dedos apoyados en el zapato).

Aparte de los zapatos, también hay hombres que se excitan con otros fetiches relacionados con esta parte de la anatomía femenina, como las medias o los pies.

Si te fijas en la publicidad, verás que el zapato de tacón alto es utilizado a menudo como icono erótico. Además, un gran referente en el fetichismo de tacones fue el fotógrafo Helmut Newton, que retrató a muchas mujeres desnudas llevando únicamente tacones.

Click aquí para cancelar la respuesta.