Pero, a ver: ¿soy o no soy gay?

La que se montó el verano pasado con lo de los tíos que tienen relaciones sexuales con otros tíos pero que dicen que no son gais: que si son maricas reprimidos, que si el deseo es fluido, que si las nuevas oportunidades de socialización y comunicación abren nuevos espacios de experimentación sobre la propia sexualidad. Y Kinsey revolviéndose en su tumba: “¿cómo podéis olvidaros de mí?”, clama su calavera.

Que no, que esto es mucho más fácil (aunque da menos titulares): que se folla con cualquiera y eso no tiene nada que ver con la orientación sexual. La homosexualidad es “la tendencia interna y estable a desear afectiva y sexualmente a personas de igual sexo, con independencia de su manifestación en prácticas sexuales* ” o, lo que es lo mismo: que lo que nos hace gais es que nos enamoramos de otros hombres por más que no nos los follemos y terminemos matándonos a pajas en casa. En lo que se refiere a si eres gay o no, resulta que eso de tener sexo con otros señores es  (¡sorpresa!) irrelevante.

Man withdrawing a wooden card painted as the gay pride flag

Pero es que hay mucho más: ya cuando Kinsey  hizo su estudio allá por los años 40 del siglo pasado, encontró que el 37% de los hombres había tenido experiencias sexuales que concluyeron en orgasmo con otro hombre pero sólo un 4% se sentía homosexual. ¿A qué venía esta diferencia? Pues a eso: que una cosa es que tengas sexo con otro varón y otra cosa es que te enamores de él. Sólo lo segundo te hace gay y nadie deja de ser hetero por hacerse una pajillas con un amigo. A ver si ahora nos vamos a sorprender de que los soldados tengan sexo entre ellos en los acuartelamientos. O que los adolescentes se masturben en corro (a veces mutuamente). O de que sea fácil encontrar señores heteros que van a los lavabos públicos a que se la chupen. O de que el sexo entre hombres abunde en los internados masculinos. O en las áreas de servicio donde descansan los camioneros.

Ay, ay, ay… si es que de todo hacemos un titular.

* Baile Ayensa J. I. (2008). Estudiando la homosexualidad: teoría e investigación. Pirámide. Madrid.

Click aquí para cancelar la respuesta.