Pelillos a la mar: las 10 depilaciones femeninas íntimas más comunes

De un afeitado integral a un ‘look’ más salvaje: hay tantas maneras de arreglarse la zona íntima como modelos existen de mujer. Te presentamos las 10 maneras más comunes de presentar tu vello púbico y alrededores.

Ya bien entrados los 90 cayó en mis manos un Playboy ochentero, que al parecer había sido en su día un bestseller porque desnudaba a la sex-symbol del momento: Samantha Fox. Quienes no recuerden a esta cantante londinense de gran éxito internacional deben saber que fue una de las grandes tit-stars de la época, una generación de mujeres de voluptuosas curvas que se convirtieron en iconos sexuales en el mundo entero. Dejando aparte cuestiones sobre por qué, si hablamos de objetos de deseo, la abundancia de carne de los 80 dio paso a cuerpos más atléticos pero igualmente rotundos en los 90 (ahí estaban Cindy Crawford o Linda Evangelista, las grandes top de la época) para después, tal vez a causa de la crisis finisecular, acabar sacralizando la ausencia de curvas, con la Kate Moss de antes como mito erótico de toda una generación.

En cualquier caso, Samantha Fox, rubia angelical hortera y pechugona, la mezcla perfecta entre una Marilyn ingenua y una diva suburbial de Ken Loach, me llamó la atención por su pubis. Porque ya en los 90 las mujeres, sin llegar a las virguerías estilísticas que encontramos en la actualidad, nos arreglábamos la zona íntima, y encontrarte cara a cara con un torbellino de curvas coronadas por un pubis salvaje y muy abundante era cuanto menos impactante. La mujer más sexy del mundo en su momento tenía ahí abajo, pues, la selva amazónica, una mata de pelo en toda regla (llamar “vello” a eso sería faltar a la verdad) incompatible con bikini alguno. Ahora la moda ha evolucionado y son muchas las mujeres que cuidan su zona íntima con el mismo mimo que sus partes visibles, lo que nos invita a revisar cuáles son las tendencias en peluquería íntima femenina no sin antes recordar a Samantha y a todas aquellas mujeres que, allá en los 80, jamás hubiesen imaginado que iban a acabar en pleno 2016 entrando a un salón de belleza femenino y espetándole a la peluquera (íntima): “hazme un foxy bikini”.

Brasileño. Tras la incómoda moqueta de Samantha y sus coetáneas, que reducía considerablemente el espectro de movimientos en bikini para evitar que en cualquier momento algún pelo rebelde emergiese delatoramente a la salida de la piscina, empezó a extenderse el pubis brasileño. La línea recta de vello púbico (siempre corto, de pocos milímetros) es tal vez la más popular en vestuarios de gimnasios y playas nudistas. Limpia, cómoda, que no exige excesivos cuidados y compatible con cualquier ropa íntima y de baño. ¿Qué por qué se llama brasileño? Parece que ser que los minúsculos tangas que usan en las playas de Copacabana prácticamente obligan a ser así de estrictos con el vello. La zona perianal, por supuesto, también queda totalmente limpia.

brasil

Caribeño. Se trata de ir un poco más allá que en el brasileño. La línea de vello púbico que se deja es aún más fina y se elimina el vello al completo de los labios mayores, el monte de Venus y, por supuesto, la zona perianal.

Clásico. Nos hemos puesto a hablar de tendencias relativamente nuevas como la depilación brasileña y caribeña y nos hemos olvidado de la depilación clásica, que ahora está tan demodé pero que prácticamente todas las mujeres hemos llevado en algún momento de nuestras vidas. Es la que suelen hacer en los centros de estética si no dices nada: se elimina el vello que sobresale de la ropa interior y nada más. El resultado es un triángulo de tamaño bastante considerable si lo comparamos con la nueva ola imperante.

Picture of a woman waxed underarm

Integral. Es, tal vez, la más controvertida de las depilaciones íntimas, ya que consiste en eliminar todo el vello de la zona. Muchas mujeres, además, recurren a técnicas como el láser para acabar con el vello púbico para siempre, lo que no puede dejar de causar cierto desasosiego. ¿Y si vuelven los 80 y se impone de nuevo el estilo Samantha? Si eso ocurre, ¿serán capaces de mantener su apuesta a rajatabla, sin flaquear? En cualquier caso, las mujeres que recurren a este tipo de depilación están encantadas: cómoda, higiénica, estética y, al parecer, absolutamente irresistible para muchos hombres. Algunas pro de la depilación integral aseguran que actúa como el mejor y más efectivo de los afrodisíacos masculinos, pues ellos, tras la estupefacción inicial si no has avisado previamente, acaban amando con toda el alma esta nueva moda.

Flecha. Y como siempre, llega el chascarrillo. La ventaja de la depilación íntima con métodos como la cera es que nos permite innovar sin causar estragos. Si no nos gusta el resultado, el vello vuelve a crecer y aquí paz y después gloria. Por ello, es muy habitual en ocasiones especiales, aniversarios de boda, cumpleaños o fechas señaladas para la pareja: flechas, corazones, mariposas, mostacho, letras, el conejito Playboy y todo tipo de sencillas figuras pueden ser los protagonistas de cualquier pubis. Atención a una de las más divertidas: la pista de aterrizaje, con dos franjas de vello separadas por una depilada. Sólo para pilotos experimentados.

glass with martini and green olives

Margarita, Martini o Champán. En la misma línea han aparecido salones de belleza (el más innovador, el neoyorquino Completely Bare Salon, en Union Square) que rinden homenaje a los cócteles clásicos y lanzan un mensaje que hace tiempo queríamos oír: un pubis creativo es un signo de sofisticación y glamour en una mujer. Por este motivo puedes dibujarte la forma de las copas de tus cócteles favoritos. Absténganse aficionadas al do it yourself: no queremos ni imaginar los resultados de una copa de Martini homemade.

Vajewel. Empezó en Nueva York y progresivamente va extendiéndose por Europa, ya que es difícil resistirse a la aplicación de entre 30 y 70 pequeños cristales Swarosvski, así como piedras preciosas a elegir, que formen un pequeño dibujo que va a coronar durante cinco días nuestra zona íntima (después podremos retirarlos sin problemas con agua y jabón). Una de las precursoras de este sistema ha sido la actriz Jennifer Love-Hewitt, que en su libro ‘The day I shot Cupid’ asegura haberlo usado tras el fin de una relación amorosa que le dejó la autoestima bastante maltrecha. En este salón de belleza lo tienen claro: ¿no tienes un tesoro entre las piernas? Pues eso.

Foxy bikini. Pero siempre hay quién se atreve a ir un paso más allá y el mundo, desengañémonos, va a acabar siendo suyo. Te depilas íntegramente la zona púbica para posteriormente aplicarle pelo teñido de zorro. Al principio se utilizaba pelo natural hasta que, a consecuencia de las protestas ecologistas, se tuvo que sustituit por pelo sintético. De momento, es exclusivo de Nueva York, pero todo se andará.

Carnivale bikini. Es lo mismo que el foxy bikini pero con plumas de diferentes colores, mucho más colorista, más económico y arrebatadoramente vistoso.

Machine for tattoos

Tatuajes. Símbolos chinos, encantadores delfines, tu horóscopo, el nombre de tu primer novio… Todo vale a la hora de tatuarte el pubis. Antes de que tunear el pubis fuese un boom, las precursoras de esta tendencia ya se tatuaban.

Salvaje… versión siglo XXI. Ojo, no se nos malinterprete. El pubis salvaje siempre va a tener un hueco en la sociedad, aunque en los últimos años siga su andadura de forma bastante silenciosa. Pero la evolución de la moda también ha llegado a los pubis salvajes, de manera que ahora la moda consiste en dejar crecer el vello sin límite y, una vez tiene una medida considerable… ¡teñirlo de algún color! De hecho, para la zona íntima existen tintes especiales sin amoníaco que se están poniendo muy de moda. Un ejemplo del uso del tinte en la zona íntima es, entre otros, la manzana, también conocida como “pubis vegetariano”: se dibuja una manzanita y se colorea de verde y rojo.

No podemos acabar este repaso por la historia de la depilación íntima femenina sin decir que muchos ginecólogos han alertado de las consecuencias de la ausencia de vello, con el argumento de que, queridas, si estaba ahí era por algo. Las infecciones han aumentado, ya que el vello púbico actuaba como elemento protector, y el roce piel con piel durante el acto sexual, sin vello de por medio, hace que rozaduras e irritaciones estén ahora más a la orden del día que nunca.

Click aquí para cancelar la respuesta.