¿Para qué sirven las cremas de lifting genital?

Vivimos en una sociedad que ejerce una presión brutal sobre el cuerpo: tenemos que estar bellas (a todas horas), a todas las edades, estar jóvenes, tersas, sin canas, delgadas… La presión es además, mayor sobre las mujeres (cómo no) que sobre los hombres, aunque en los últimos años también se ha acentuado sobre ellos. Y si se venden todo tipo de productos “milagrosos” para evitar el paso del tiempo en el cutis de la cara o en el abdomen, como no iba a ser menos, también los hay para los genitales.

Hace unos días hablábamos de las operaciones genitales más demandadas y hoy abordamos otros tratamientos que pretenden rejuvenecer estas partes íntimas sin necesidad de pasar por el quirófano: las cremas de lifting genital. ¿En qué consisten? “El objetivo de las cremas de lifting genital es hidratar la zona en profundidad y rellenar las arrugas desde el interior hacia el exterior. Suelen contener ácido hialurónico y melavoid, componentes que ayudan a la regeneración de la piel. La mayoría, además de recalcar el efecto rejuvenecedor también dicen que son blanqueantes y que ayudan a unificar el tono de la piel”, dice la sexóloga Raquel Graña. O sea, se supone que darían un aspecto más lozano a tus genitales y un tono de color más uniforme.

woman looks at her vagina in her underwear with a magnifying glass

Y es que el cuerpo, con el paso de los años, va cambiando, cambios que afectan sobre todo a la piel (aspecto, tersura) y esto sucede también en los genitales, máxime si ha habido partos de por medio. Estas cremas pueden presentarse en formato de crema hidratante o incluso, como mascarillas, que se aplicaría sobre la zona durante la noche, por ejemplo. ¿Son efectivas? “Como todos sabemos, incluso las cremas para rejuvenecimiento facial tienen efectos poco notables, eso sí, estas de lifting genital pueden ser una opción cuando la persona se está planteando acudir a un cirujano a cambiar sus genitales. Aún así debo recalcar la importancia de aprender a conocernos y aceptarnos tal y como somos”, añade.

Y ahí está el quid de la cuestión: la aceptación de nuestros cuerpos y del paso del tiempo. “Parece que las mujeres seguimos obsesionadas con nuestras arrugas, nuestras canas y nuestros cambios por culpa de las campañas de marketing que siguen defendiendo que “somos más bonitas jóvenes”. En cambio, a los hombres se les dice lo geniales que son las canas y las arrugas, lo sexys que pueden llegar a ser… Hay que comenzar a cambiar esta mentalidad retrógrada empezando por querer y aceptar la evolución de nuestro cuerpo a lo largo del tiempo”, finaliza Graña.

En efecto, más que cremas de lifting genital, lo que necesitamos es aprender a aceptar nuestro cuerpo y más importante, a querernos y a mimarnos tal y como somos.

Y eso, amigas, no hay crema de lifting genital ni rejuvenecedora que vaya a conseguirlo.

Click aquí para cancelar la respuesta.