Paladear la almeja o darle un besito al calvo: los mil y un nombres para el sexo oral

Ay qué placentero es en general, el sexo oral, en sus distintas versiones, para él (fellatio) o para ella (cunnilingus). Como casi todo en el sexo, esta práctica tiene distintos nombres, según la época histórica de la que hablemos o incluso, según la situación geográfica del que habla, aunque evidentemente hay denominaciones que son universales. Lo que está claro es que casi todas suelen ser hilarantes.

Recopilamos en este artículo unas cuantas, para que la próxima vez que tengas una cita con los genitales de tu pareja/amante/compañero esporádico, puedas proponerle una sesión de sexo oral basándote en la riqueza lingüística, nunca mejor dicho.

Cunnilingus:

Bajarse al pilón: uno de los más conocidos y extendidos por la geografía española.
– Comer chirla (o mejillón, según gustos): unión entre sexo y gastronomía, que a menudo han ido de la mano. Ojocuidao si uno es alérgico a los moluscos. En México se dice mamar concha y hacer una chupadita en Perú (tanto para ellos como para ellas).
– Comer el coño: más claro, el agua. Otra derivación es comer la pelambrera, un tanto más pilosa. En Castilla La Mancha, región conocida por sus quesos, fuentes fidedignas nos apuntan otra frase muy expresiva y poco dada a malinterpretaciones: comerse el potorro.

.
.

– En algunas regiones de España hay apelaciones que podríamos decir, casi de origen, como las Denominaciones del vino. Así, se dice “paladear la almeja gallega cerca de las Rías Bajas” o “comer la patata alavesa en la feria de Valdegovía” (extraídos del libro ‘Las palabras y la cosa’, de Blackie Books).
– Otras expresiones de gran lirismo son: hacer mordisquitos en el botoncito del amor; hacerse rizar el bigote y ablandar la habichuela. No me digáis que no son pura poesía…

Y, por cierto, que la palabra cunnilingus viene del latin cunnus, nombre de la vulva pero lingus no deriva de lingua, como se piensa erróneamente, sino del verbo latino lingo, que significaba, lamer.

Fellatio:

– Mamar, mamada, bombear, sacarle punta al lápiz, darle un besito al calvo, hacer una limpieza de bajos (apto para ellos y ellas), hacer una chuchería, una zalamería e incluso, una glotonería.
– Archiconocido es hacer un francés.
– Otras expresiones son pegarle un lametón al Chupa Chups, comer el nabo y amorrarse al pilón, que suena a muy de la tierra. No hay que olvidarse de hacer una limpieza al sable o tocar la corneta, más marcial.
– También se dice sorber el aperitivo, practicar el trágala, soplar el caramillo, tragarse el humo, beber a morro y engullir la pescadilla. En la antigua Roma se decía tomar un hombre en forma líquida, puro lirismo.
– En Latinoamérica existen grandes expresiones: chupar cohete o pinga (Perú); soplar la vela (Argentina); hacer un pete (Uruguay); tirar la goma (Argentina).
– Y, como ingeniosas, están las de hacer espuma con las encías y montar la clara a punto de nieve.

Para que luego haya quien diga que el sexo es aburrido…

Click aquí para cancelar la respuesta.