Orgasmo mental: cómo alcanzar el clímax sin que te toquen un pelo

Sobre el orgasmo femenino se ha dicho y se dirá mucho, especialmente en lo que concierne a alcanzarlo. El hecho de que el porcentaje de mujeres que disfruta del clímax durante sus relaciones sexuales sea mucho menor que el de los varones, ha derivado en decenas de teorías sobre la importancia de estimular su clítoris y dejar de obsesionarnos con el remoto punto G, descubrir qué posturas son las idóneas para que ellas disfruten o aprendernos de memoria el mapa del placer femenino para saber dónde y cómo tocar.

Olvídate de todo lo aprendido sobre la fisiología femenina. Resulta que el roce no es tan importante como que el cerebro femenino esté dispuesto a llegar al orgasmo, y puedes conseguirlo sin ayuda de nadie. Chicas, tenemos buenas noticias: la ciencia asegura que es posible alcanzar el clímax sólo con la ayuda de tu mente.

Piensa bien y acertarás

Está claro que el cerebro es el último responsable de nuestras sensaciones, así que no es de extrañar que una excitación mental adecuada pueda hacer que nuestros músculos vaginales se estremezcan de placer sin que tengamos que estimular físicamente la zona.

Y no se trata de una leyenda urbana. En el año 1992 investigadores de la Universidad de Rutgers demostraron que esto es posible. En su estudio, sometieron a las participantes a una resonancia magnética a través de la cual evocaban imágenes sexuales y excitantes. Así, pudieron observar cómo las regiones del cerebro que se iluminan normalmente durante el clímax respondían de la misma manera, aunque nadie ni nada estuviese tocando a aquellas mujeres mientras gozaban de un intenso orgasmo.

Los pasos para alcanzar el éxtasis mental

Nadie dijo que fuese sencillo y no todas las mujeres son capaces de conseguirlo, al menos no a la primera. Es importante poder evocar en la cabeza nuestra fantasía sexual favorita, visualizar imágenes y escenas sensuales o contarnos algún relato de alto contenido erótico. Pero no solo eso, es fundamental estar concentradas para poder disfrutar orgasmos solo con nuestros pensamientos, incluso mientras dormimos.

Si quieres ser una mujer mentalmente orgásmica, sigue estos sencillos consejos y, con un poco de paciencia y algo de entrenamiento, comprobarás como la conexión cuerpo-mente ofrece un sinfín de sensaciones placenteras.

Concéntrate: Ojo, es uno de los pasos más importantes. Si no eres capaz de llegar a un grado de concentración mental bastante intenso, casi que mejor te vayas olvidando de disfrutar de este tipo de orgasmo. Estar relajadas, evitar distracciones y centrarnos en nuestras partes íntimas para ayudar a estimular el flujo sanguíneo en la zona, son el punto de partida para comenzar el camino hacia este clímax tan especial.

Sensual girl in bed

Fantasea. Da rienda suelta a tus pensamientos sexuales más íntimos y personales. La idea es recrear una fantasía, recordar un encuentro especial o visualizarnos disfrutando de una postura o persona concreta que ansiamos probar. Convierte el tan de moda mindfulness en mindorgasming y evoca esos escenarios y escenas imposibles que tanto te apetecería hacer realidad.

Respira adecuadamente… y disfruta. Los ritmos y profundidades de nuestras inspiraciones y expiraciones tienen un papel fundamental para alcanzar el orgasmo mental. En esa situación de relax en la que visualizamos escenas eróticas, mantener constantemente respiraciones profundas ayudará a nuestra mente a concentrarse y estar en sintonía con el cuerpo.

Una vez actives las áreas cerebrales responsables del placer carnal, estarás cerca de la meta. Y si no lo consigues, no desesperes. Seguramente que el intento ha sido divertido en sí mismo y te quedarás tan relajada y excitada que no te faltarán ganas de volver a intentarlo.

Click aquí para cancelar la respuesta.