Ojo: si te pasa esto es que tienes clitoridinia

El clítoris es un órgano sexual específico para dar placer, no tiene otra función. Su estimulación directa es para la mayoría de las mujeres la forma más común de llegar al orgasmo. Aunque su tamaño varía en cada persona y con la edad, solo una cuarta parte es visible, el resto se encuentra en el interior de la vulva. Contiene miles de terminaciones nerviosas –el doble que el pene- lo que le hace extremadamente sensible. Por eso las mujeres sienten un placer exquisito cuando se estimula esta zona, aunque para algunas, si esa estimulación es demasiado fuerte, también puede ser un calvario, es decir, incómodo y doloroso.

Sin embargo, otras veces puede doler sin que exista estimulación directa, incluso después de haber terminado la relación sexual. Cuando el dolor se hace crónico (más de 3 a 6 meses) es una dolencia conocida como clitoridinia. Sensación de molestias, ardor, irritación, sensación como de descarga eléctrica o de agujas son sus síntomas. Este malestar puede sentirse también en otras zonas de la vulva, por eso en general se conoce a este trastorno como vulvodinia, es decir, que la clitoridinia sería una vulvodinia localizada. El dolor puede ser constante o intermitente. Y a veces es tan intenso que puede afectar a actividades cotidianas como caminar o practicar ejercicio incluso provocar una depresión.

Close up cropped image of a woman with hands holding her crotch lower abdomen

“Algunas mujeres tienen hipersensibilidad en el clítoris y el roce o contacto directo con este órgano de placer les puede resultar desagradable. Normalmente no lo describen como un dolor intenso, sino más bien como molestias, pinchazos o escozor”, explica Gemma Figueras, psicóloga clínica y sexóloga del Instituto Barcelona de Sexología , quien recomienda acudir al ginecólogo ante cualquier tipo de molestia física para ver si existe algún tipo de infección que pueda estar causando la inflamación. Porque “el dolor en el clítoris no es una disfunción sexual, pero efectivamente afecta a las relaciones sexuales”, ya que quien lo sufre evita la masturbación, los juegos sexuales y las relaciones sexuales.

Existen pautas para prevenir esta dolencia

Aunque se debe acudir al ginecólogo para que prescriba un tratamiento, existen algunas pautas que ayudará a prevenir esta dolencia. Figueras recomienda  que “las mujeres con hipersensibilidad en el clítoris estimulen los genitales de forma más suave y sin presionar directamente sobre él. Tampoco es aconsejable depilar completamente los genitales. Ni usar ropa íntima de algodón. Deben evitarse los tangas y los pantalones muy ajustados que puedan presionar la zona, así como lavar la zona íntima con jabones íntimos, con ph neutro. Un lavado excesivo con el gel de ducha puede causar irritaciones”. Además, mejor evitar la utilización de perfumes en la zona vulvo-perineal.

Respecto las relaciones sexuales, “recomendamos que la estimulación sea suave e indirecta. También es importante que la zona esté bien lubricada. Se pueden utilizar lubricantes pero siempre hay que ver su composición para que no causen ningún tipo de irritación”, aclara la sexóloga. Así que si sientes que tu clítoris es demasiado sensible, suaviza la estimulación y presta más atención a las áreas circundantes.
No se conocen las causas que provocan este trastorno, por lo que el tratamiento para aliviar los síntomas dependerá de muchos factores y siempre de forma individualizada a la paciente.

Click aquí para cancelar la respuesta.