Ojo: se puede saber cómo eres en el sexo.. ¡por tu escritura!

Cuando inocentemente tomas notas, cuando pones un post-it en la nevera para recordar que hay que comprar leche o cuando escribes una carta, una oda vintage en toda regla, estás diciendo mucho de tu sexualidad y de cómo eres en la cama. ¿No te lo crees? Entre las actividades desarrolladas durante el II Congreso Sex Madrid, que tiene lugar del 31 de mayo al 4 de junio, ha tenido lugar un taller de grafología sexual. Hablamos con Pancho Casañas, grafólogo y Elena Barroso, sexóloga, encargados de impartir el taller y todo esto es lo que nos cuentan.

Cuidado, la “g” dice mucho de sexo: sí, esta letra es muy sexual. “Es sesgado hacer un análisis grafológico de una sola letra, pero esta letra, por su estructura, tiene la mayoría de los aspectos relacionados con la sexualidad, entendiéndola como algo amplio, no solo referido al acto amatorio”, comenta Casañas.

El largo del pie de esta letra expresa la intensidad del deseo erótico y se evalúa con respecto al óvalo (el círculo de la “g”): “Cuando ambos están proporcionados, hay un equilibrio entre los deseos y la forma de vivirlos. Si el pie es largo, expresa una falta de control sobre cómo se viven los deseos. Y si el pie es corto, hay un excesivo control sobre los deseos, una represión de los mismos”, dice Casañas. Ojo, todo esto es a nivel inconsciente, no hay una “g” buena o una mala…

Girl with blank diary and pen sitting on wooden bench

El ancho del pie de la letra también se analiza y tiene que ver con la dimensión creativa de la sexualidad. “Si es ancho representa una riqueza de vivencias (sensaciones y fantasías), si es estrecho expresa angustia y represión psicológica ante el sexo”, cuenta Barroso.

– Como hemos dicho, no solo se analizan la “g” (la “y” es otra letra que dice mucho sobre esta temática), sino el texto completo. Y tampoco valen apuntes (que solemos hacer rápidos), sino que se suele considerar una carta manuscrita. En todo caso, las ligaduras con otras letras (las uniones) nos hablan de la sincronía entre afectividad y placer. Si la letra enlaza normalmente con al letra siguiente, hay una correcta sincronización. Si está desligada, hay una falta de sincronización entre la afectividad y el placer.

¿Y si es redondeada? “La persona que escriba así canalizaría el placer de forma generosa, una escritura más angulosa diría que es más importante el yo, el placer de uno”.

– También se mide la presión de la letra, la rapidez al hacerla y la inclinación: si la escritura es recta, su autor/a busca imponer a su pareja su propio criterio en las relaciones eróticas y sexuales. Si está inclinada a la izquierda, pone por delante el placer a la afectividad. Y si está inclinada a la derecha, para esa persona es muy importante la afectividad en la erótica.

¿Cómo tendría la letra una persona dulce y cariñosa? “Redondeada, ligeramente inclinada a la derecha”, finaliza. Y ojo a la letra comprimida: indica frialdad.

Click aquí para cancelar la respuesta.