Ojo: esta enfermedad silenciosa es muy peligrosa para la mujer

Sí, un artículo más en El Sextante sobre ETS o ITS (enfermedades o infecciones de transmisión sexual). Evidentemente, es más grato escribir y leer sobre posturas sexuales, por ejemplo. Pero es muy necesario, considerando las tasas de contagio, abordar el tema de salud y de lo que puedes pillarte si en ese calentón no has tomado las medidas necesarias, léase CONDÓN (o condones, en plural, que uno se pone a una cosa y se olvida que tiene que utilizarlo para otras..). Así que hoy es lo que toca, y hablaremos en concreto de la clamidia.

“La clamidia es una ETS bastante común. Pueden padecerla tanto hombres como mujeres. Se tiende a tener en el recto, la garganta, el cuello del útero en el caso de ellas y la uretra en el caso de ellos.  La infección se contrae teniendo relaciones sexuales, tanto durante el sexo oral, vaginal o anal. La población más propensa a tenerla son las mujeres jóvenes, debido al no uso del preservativo o al tener múltiples parejas, lo que aumenta el riesgo”, explica la sexóloga Núria Jorba.

“La clamidia es más grave en la mujer. En el hombre puede provocar problemas de fertilidad, inflamación de la próstata, formar infecciones.. En la mujer afecta al cérvix, al cuello del útero, puede provocar esterilidad también. Vivimos un crecimiento de la clamidia”, comenta Antonio Gosálvez, ginecólogo del hospital Quirónsalud. ¿Por qué está en aumento? “Por los contactos sin protección. Antes, el preservativo cubría muchas transmisiones pero no ahora porque muchas personas se ponen el condón para sexo vaginal pero no para sexo oral, por ejemplo”, añade.

Male suffering with pain in the urogenital system.

Lo peor de la clamidia y lo más grave es que puede ser totalmente asintomática: puedes tenerla y no saberlo y de esta forma, ir contagiándola si no te proteges adecuadamente. “Eso es lo grave, que puede no manifestarse. A veces puede generar dolor al orinar, otras un flujo más sucio pero claro, vete tú a determinar si es un flujo diferente por ésta o por otra razón”, continúa Gosálvez. “En general la clamidia no presenta síntomas por lo que uno mismo puede tenerla y no ser consciente. Además, aunque no tengamos síntomas podemos contagiar a otros. Los síntomas, si se dan, en las mujeres acostumbran a ser: flujo vaginal anormal y con olor fuerte (tiende a ser el primer síntoma), dolor durante las relaciones sexuales, escozor al ir al baño. Los síntomas en el caso de los hombres tienden a ser: secreciones del pene, ardor al orinar, picor en el glande y en ocasiones inflamación y dolor testicular”, explica Jorba.

En todo caso, ante la menor duda, conviene visitar al médico. ¿Cómo se trata esta infección? Con antibióticos: “Es posible obtenerlos en una sola dosis, o puede que tenga que tomar medicamentos durante siete días. Y si hay una pareja es importante evitar tener relaciones sexuales hasta haber eliminado la infección”.

Click aquí para cancelar la respuesta.