Ojo: ahora tu cara puede salir en cualquier vídeo porno (y poco puedes hacer)

¿Recuerdas aquella foto chorra en la que ponías los ojos en blanco y salivabas tras haber visto la última entrega de Star Wars en pantalla grande? Pues, ojito, porque tu misma expresión de éxtasis podría aparecer ahora en un vídeo porno. Sí, sí, como lo oyes. En enero pasado, un artículo aparecido en el sitio web de tecnología Motherboard alertaba de la existencia de software muy potente que es capaz de insertar tu cara en el cuerpo de un actor o actriz porno de modo muy pero que muy convincente. Al parecer ya hay vídeos porno con la cara insertada de Taylor Swift o de Katy Perry que son increíblemente convincentes, especialmente para aquellos que no están demasiado acostumbrados a ver porno.

Sí, esto ya existía antes, pero se trataba de herramientas muy complejas y difíciles de utilizar. Ahora, según el artículo, lo que nos encontramos es un algoritmo que se sirve de materiales online muy sencillos y de código abierto. O sea, que cualquiera con unos mínimos conocimientos de informática y un poco de tiempo libre puede recortar tu cara de un par de fotos y ponerte en pleno trío o en una orgía. Y tú con la cara a cuadros.

El problema aquí parte de la gran abundancia de material que ponemos online a disposición de cualquier desaprensivo. En las redes sociales colgamos todo tipo de fotos y vídeos que son un archivo inagotable para estos creadores de ‘fake porn’. En cuanto a los modos de distribuir ese material, aunque gran parte de las páginas web más grandes los han vetado, sigue habiendo espacios abierto al pirateo y a poner a disposición de sus visitantes nuevas caras del porno. Y una puede ser la tuya.

Couple lying with laptop

Y, ¿cómo luchar contra esto? ¿Puedes tomar acciones legales contra ese compañero de trabajo tarado o un ex vengativo? Al tratarse de un fenómeno tan nuevo, es obvio que hay poca cobertura legal. No puedes reclamar derechos de copyright porque, técnicamente, tú no sales en el vídeo ni has participado en su creación. Por otro lado, en California existe una legislación anti distribución de material de alto contenido sexual por venganza. Aquí volvemos a toparnos con un problema: no se trata de un material que grabaste junto a tu ex y que él ahora distribuye para arruinarte la vida, así que no puedes querellarte contra él. ¿Cómo acabar con algo que, en realidad, nunca se llegó a grabar?

El planteamiento es como de capítulo de Black Mirror y amenaza con ser una pesadilla para cualquiera que se vea envuelto en él. Pensábamos que era patrimonio exclusivo de las celebrities pero ahora, puesto que todos tenemos nuestra porción de fama en las redes, podemos ser víctimas de una práctica que juega con nuestra imagen y ante la que estamos impotentes. Porque Internet es largo y profundo y los contenidos nunca llegan a borrarse totalmente… Glups.

Click aquí para cancelar la respuesta.