Ocho trucos para disimular la falta de pecho sin recurrir a los rellenos

Tener el pecho pequeño es uno de los complejos físicos más habituales entre las mujeres, curiosamente tan frecuente como el de quienes consideran tenerlo demasiado grande. La insatisfacción es un sentimiento frecuente que intentamos paliar con más o menos empeño. Quienes prefieren evitar el quirófano como solución, suelen recurrir a sujetadores especiales o a prendas de ropa que disimulen el tamaño. Sin embargo, existen algunos trucos menos utilizados que realzan el busto sin necesidad de llevar relleno.

Camisetas con elementos decorativos
Volantes, fruncidos, pliegues y otros detalles en el borde superior de la camiseta otorgan volumen a la zona sin definir claramente la forma del pecho. Este tipo de prenda consigue desviar la atención para cedérsela a esos otros elementos.

Contraste entre camiseta y pantalón
Si el objetivo es aparentar proporcionalidad, pero existe cierta diferencia de tamaño entre el pecho y las caderas, la apuesta más acertada consiste en colores oscuros para el pantalón o la falda, y prendas más claras para la parte superior. El efecto será de mayor volumen en el torso y menor en piernas y glúteos.

Young woman measuring her breasts

Las camisetas negras están prohibidas
Por el mismo motivo, las camisetas lisas de color oscuro, y muy especialmente las ajustadas, favorecen la impresión de delgadez. La manga larga negra resulta efectiva si el objetivo es restar tamaño a la zona de los brazos, pero no funciona en la zona del pecho si se intenta ocultar una talla pequeña.

Colgantes y gargantillas
No se trata de parecer un árbol de Navidad, con un montón de adornos colgados. Un collar corto y discreto que alcance sin sobrepasar la zona del escote o una gargantilla que despiste la mirada obtienen ese deseado efecto visual de relleno.

Estampados y rayas
Los dibujos de colores vivos y las camisetas de rayas horizontales son muy efectivas para conseguir sensación de volumen en el tronco y los brazos. Esta recomendación es especialmente útil para mujeres muy delgadas pues, si la falta de pecho acompaña a unos brazos gorditos y una espalda ancha, favorecerá una sensación general de cuerpo grande.

Blusas y prendas poco apretadas
Cuanto menos aprieta la ropa, menor es la atención que recae sobre las formas. No se trata de llevar la ropa dos tallas más grandes, porque provocaríamos un efecto saco muy poco favorecedor. Consiste en elegir tejidos sedosos o telas que dibujen el cuerpo, pero que no aprieten como los algodones y las fibras elásticas.

Nada de escotes muy bajos o muy altos
Parece razonable pensar que, con menos piel visible, menos se notará la falta de carne. Sin embargo, cubrir totalmente con tela la zona del escote dejará a la vista una zona plana y uniforme. Como casi siempre, la virtud se halla en un punto intermedio: es conveniente elegir un cuello a media altura, a ser posible con forma redonda o asimétrico.

Piel bronceada
Cuando la clavícula es especialmente visible, suele ir acompañada de una falta de volumen generalizada en la zona superior. Las pieles blancas tienen mayor dificultad para ocultar ese bajo porcentaje de grasa. El bronceado ayuda a disimularlo por conseguir ese color que nuestras mentes asocian automáticamente con lo saludable. Por supuesto, esta recomendación no es válida para todas las mujeres, puesto que algunos tipos de piel necesitan evitar la exposición directa al sol.

Resulta interesante ser consciente del escaso porcentaje de personas que están satisfechas con su físico para comprender que, con esa necesidad permanente de tapar fallitos, nos convertimos en nuestros propios enemigos. A veces ningún consejo es más válido que el de aceptarse y quererse, pero mientras nos convencemos de ello, que al menos estas sencillas recomendaciones sirvan para elevar nuestro ego y mejorar nuestro estado de ánimo.

Click aquí para cancelar la respuesta.