Ocho cosas que hacemos las mujeres cuando tenemos una cita sexual (inesperada)

Sí, la vida es eso que pasa mientras tú haces otros planes, que decía John Lennon. Por eso a veces, muchas más de las que pueda parecer, planeamos un encuentro sexual con ese chico que te gusta, nos acicalamos a conciencia, nos vestimos para la ocasión…y luego no pasa absolutamente nada. Y otras sin embargo, salimos sin estar “preparadas” para ninguna fiesta sexual y de repente, surge la oportunidad. Al más puro estilo Bridget Jones, en la que fuera la primera de todas las películas, las féminas nos entregamos a un ritual particular ante la posibilidad de un encuentro sexual y hacemos cosas que quizás, no creeríais. Estas son algunas:

1-Correr raudas a depilarnos y como no hay tiempo, con maquinilla además: yo soy de cera, desde tiempos remotos además y en una ocasión surgió un polvo imprevisto con un mocetón. Me debatía entre pasarme la cuchilla o no hacer nada (ayyy tanto dinero empleado en cera para luego estropearlo todo con cuchilla) hasta que envié la foto del susodicho a una amiga. ¿Respuesta? “Uff, qué bueno está, pásate la cuchilla yaaaa”.

2-Siguiendo con la estética (y siempre considerando que haya tiempo), exfoliar (una amiga apunta receta casera, aceite de oliva y azúcar) e hidratarte el cuerpo con ese aceite de masaje tan estupendo que solo utilizas en ocasiones especiales.

Red High Heels

3-Cambiar las sábanas: si el encuentro va a ser en casa propia, este es el segundo paso. Quitar las sábanas de diario que acumulan pelotitas y poner unas más bonitas (y limpias, claro está).

4-Dejar las bragas de diario y optar por la ropa interior bonita: no nos engañemos, sabemos que existen distintos tipos de bragas. Las de diario, las de la regla (esas son las peores), las de ponerse con ropa transparente (esas horribles de color carne que te recuerdan a tu abuela)… Ante un polvo imprevisto y si tenemos margen, iremos rápidas a ponernos las de folleteo. A ser posible, negras y con transparencias.

5-Si la oportunidad te pilla en una fiesta (para la que te pusiste ese vestido estrecho de infarto) y el encuentro es inmediato, seguramente te disculparás cinco minutos educadamente para quitarte la faja que te permite entrar en el maravilloso vestido. Sí, la realidad supera la ficción.

6-Si hay margen de tiempo, hacernos una pedicura rápida o entendámonos, cortarnos las uñas de los pies, sobre todo si es invierno, periodo del año en que solemos descuidar nuestros pies. Reconócelo.

7-Si la cita te da margen, por ejemplo, una semana, hacer un ramadán o un ayuno de yogui que te permita quitarte algunas lorzas del medio.

8-Y si los tiempos son cortos y no has podido nada de lo anterior, tacón y barra de labios rojos: si con esto no acabas de triunfar, no olvides la frase de Woody Allen: “El sexo es como jugar al bridge: si no tienes un buen compañero, más vale que tengas una buena mano”.

Click aquí para cancelar la respuesta.