Nudismo: ¿qué hacer si te quemas los genitales?

Este año has decidido que lo tienes claro, vas a hacer nudismo. Una parte de ti piensa que quizás te cuente vencer la vergüenza y otra que salir del agua sin el bañador mojado tiene que ser una gozada. Sin embargo, en lo que no has pensado es en el cuidado de tus genitales. Porque, al fin y al cabo, son zonas que no suelen estar expuestas al sol y puedes llevarte un disgusto.

“Lo más importante es que no debemos exponer los genitales al sol sin la correspondiente protección solar. Debemos utilizar al menos un factor de protección SPF30, ya que son zonas menos curtidas que se pueden quemar más fácilmente”, explica Isabel Medina Baquerizo, dermatóloga del Hospital Vithas Parque San Antonio (Málaga).

rainbow swimsuit and orange flip-flops in the sand of a beach
rainbow swimsuit and orange flip-flops in the sand of a beach

Sobre cuánto tiempo es preocupante exponer esta zona, la dermatóloga aclara que en realidad  “el tiempo de quemadura en cada persona depende de su fototipo, es decir, de la capacidad de su piel para asimilar las radiaciones solares”. En este sentido recuerda que “existen 4 fototipos diferentes, siendo el de nivel I el que se quema más rápidamente, no llegando nunca a broncearse, y que corresponde con las personas de piel muy clara; el más alto es el de nivel IV que poseen aquellos que tienen una piel muy morena y no se queman casi nunca”. Así, la idea es que “en los genitales el fototipo es el mismo que en el resto del cuerpo, pero como normalmente no exponemos esa zona al sol se quemará más rápido que las otras áreas que ya tenemos bronceadas”.

Pese a ello, si queremos evitar no solo un tono rojo poco favorecedor, sino la sensación de ardor y picazón, la recomendación es utilizar una protección del 30 o del 50, teniendo en cuenta que habrá que reponer la crema solar cada dos horas, puesto que el efecto se pierde no solo con el agua, sino también con el propio sudor, aún más si estamos desnudos.

¿Qué formato elegir?

“De igual forma, es importante elegir una presentación en crema y no en loción ya que se puede irritar la mucosa genital y podría resultar perjudicial”, matiza Medina. Por eso, a la hora de elegir, es preferible buscar una crema que no irrite las mucosas, es decir, una que esté pensada para que aunque entren en los ojos no pique ni escueza, como las que están pensadas para los niños.

En caso de que las precauciones lleguen tarde y nos hayamos quemado, la dermatóloga advierte que las molestias  “dependerán del grado de la quemadura”. Pese a ello recuerda que la quemadura “en la zona genital, al ser una zona sobre la que nos apoyamos continuamente para sentarnos o dormir, puede resultar más molesta que una zona de poco roce”.

Respecto a lo que hay que hacer, “en el supuesto de que se trate de una quemadura de primer grado (aquellas más leves en las que solo hay rojez) será suficiente con aplicar una crema cicatrizante de las muchas que hay en el mercado”. Eso sí, “si por el contrario lo que tenemos son quemaduras de segundo grado (en las que ya hay ampollas), deberemos acudir a nuestro centro de salud”, concluye la experta.

Click aquí para cancelar la respuesta.