No, utilizar Tinder no hace que ligues (ni que folles) más

¿Recuerdas esas noches en las que sales de bares esperando volver a casa acompañado? ¿Y la frustración cuando eso no sucede y lo único que consigues es un agujero en el bolsillo y una melopea de cuidado? Menos mal que llegó Tinder, esa app para tener citas que se ha convertido en el nuevo maná del ligoteo… Menos mal, sí, sí. PUES NO. Resulta que unos científicos se han puesto a estudiar el fenómeno de los match y, lamentablemente, los resultados no son los esperados. Que no se folla más por estar en Tinder vamos. Que si vas buscando relaciones sexuales esporádicas en el mundo real vas a tener las mismas que en el mundo virtual. El estudio ha sido publicado en Personality and Individual Differences.

Ojo, que los que lo han estado investigando son investigadores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Noruega (NTNU). Para llegar a este hallazgo que puede hacer que desinstales la app, entrevistaron a 41 estudiantes de entre 19 y 29 años. Es decir, en la flor de la vida. De ellos, la mitad admitió el uso de aplicaciones de citas móviles basadas en imágenes (¿en qué se iban a basar? ¿en sus notas del instituto?) y uno de cada cinco se definió muy activo. Esas son las personas con un perfil sexual más activo o, en otras palabras, son los que están en Tinder yendo a pillar pero, según las conclusiones, son una minoría y eso hace que tener una aventurilla a través de Tinder no sea más sencillo que cuando salimos a buscarla a esos lugares para el esparcimiento que llamamos bares.

Couple in love lying on bed with legs crossed

“Los usuarios de las aplicaciones de citas no tienen mas parejas sexuales ocasionales que otras personas con la misma preferencia y que no hacen uso de esas apps”, manifestó Mons Bendixen, profesor asociado del Departamento de Psicología de NTNU y uno de los responsables del estudio.

No obstante, si hay algo que Tinder hace por nosotros es hacernos más llevadero el bajón cuando no hay triunfo. En lugar de volvernos a casa cabizbajos, saliendo del bar con expresión derrotada y con 30 euros menos en el bolsillo, lo único que tenemos que hacer es apagar el móvil, ponernos una peli y abrirnos un helado gigante. Así las penas son menos, claro.

Aparte de la tasa de éxito, el estudio también da algún dato interesante más. Por un lado, refleja que las mujeres tienden a permanecer más tiempo en la aplicación y que son más “reflexivas” a la hora de tomar en consideración los perfiles con los que se cruzan. Los hombres, por el contrario, son mucho más “pim, pam, toma lacasitos” y eso hace que el informe los defina como “eficientes”. Juas.

Finalmente, lo que sí acaba dejando muy claro la investigación es que, aunque está claro que los usuarios de Tinder están allí por lo que están, en muchas de las ocasiones en las que se logan y usan la app lo hacen por puritito entretenimiento, como si se tratara del Candy Crush o del solitario de Windows. Bueno, igual lo del solitario no es la mejor de las metáforas…

Click aquí para cancelar la respuesta.