No solo en Tinder: en Twitter también encuentras pareja

Lo mismo que cuando ligas offline te puedes enamorar en un bar, en la frutería o en el autobús, el flechazo también puede surgir en apps y redes sociales que no están específicamente diseñadas para flirtear. Compruébalo tú mismo tecleando en Twitter el hastagh #wemetontwitter (que significa nos encontramos en Twitter). Verás que el amor ha triunfado porque lo cuentan las parejas que les ha pasado.

Como os podéis imaginar, la mayoría de las Twitter love stories narran la suerte que tuvieron de conocer a la otra persona a través del TL (Time Line): “Se deslizó en mi DM y me ha hecho la chica más feliz desde entonces” o “A veces voy al azar a leer nuestros primeros DMs y me río de lo lejos que hemos llegado”. Una de las parejas hasta ha terminado con final feliz de película: se han casado y han formado una familia numerosa, nada menos que de ocho hijos y quieren tener más, dicen en la red social.

Pero no todo es de color de rosa. Algunos confiesan que la relación fue bonita mientras duró pero que ya se terminó. Otros que lo intentaron pero la cosa terminó en bloqueo. En este caso, tal vez no fraguó porque no hubo feeling digital, a lo mejor no supieron captar la atención con mensajes originales… Si quieres ligar en Twitter, lo que se conoce como twirting, sigue estos consejos. Cuida tu imagen, cuida la foto En lo esencial no difiere demasiado de las apps de ligoteo, una bonita foto es tu mejor escaparate. Así que el primer paso es subir una imagen en la que te veas atractivo/a y, por supuesto, reciente. Después, escribe una frase, pensamiento, descripción, chorrada o lo que tú quieras pero que tenga gancho (gracia, ironía, seriedad, surrealista…) y que te defina en cierta manera. Estas son tus dos principales armas para darte a conocer. También es importante el nombre de usuario. El propio está bien, pero si prefieres algo más original, adelante, pero sin pasarte de la raya. Una vez diseñado tu perfil, rastrea la red en busca de gente interesante y síguela. Serán tus potenciales ligues, los candidatos/as que tendrás que encandilar entre tweet y tweet. Con suerte, tal vez ligues a la primera y te sigan ellos a ti. Esto suele ser muy difícil si la otra persona no te conoce de nada. Por este motivo, es mucho mejor que selecciones posibles partenaires entre los seguidores de tus amigos. Saber que tenéis un conocido (o los que sean) en común, aumenta considerablemente las posibilidades de ligoteo.

Aparte de seguir a la gente que te pone y con la que te gustaría tener algo, sigue a otros usuarios interesantes, porque esto dice mucho de ti y también te hace interesante. Es una forma de que tu candidato/a vea qué es lo que te gusta. Si sigues a cantantes, sabrá el tipo de música con el que te identificas, si sigues a directores de cine, está claro que eres cinéfilo/a… Una sugerencia si eres chico y quieres ligar con una chica: aunque te guste ver películas porno, mejor no sigas a todas las estrellas del porno. Tampoco hay que mostrarse del todo…

Lo que tuiteas también habla por ti. Esmérate y pon tu ingenio a trabajar para que tus tuits provoquen sonrisas y no odio, hagan reflexionar, resalten tu simpatía o ironía, muestren tu versión más romántica, etc. Los emoticonos siempre son bienvenidos.

Para llamar su atención y despertar su interés, interactúa con todas las herramientas que te ofrece esta red social. Es decir, responde a sus tuits, pero no a todos por sistema. Tómate todo el tiempo que necesites para pensar lo que vas a contestar. Retuitea sus tuits y algún viernes hazle un #FF (Follow Friday) para que sepa que le aprecias. Cuando creas que le molas, invítale a tomar algo a través de un DM (Mensaje Directo).

Si después de todo no consigues que se fije en ti, no desesperes, sigue intentándolo, hay miles de personas.

Click aquí para cancelar la respuesta.