No corras tanto: seis consejos que ayudan a retrasar el orgasmo

A todos nos ha pasado: lo coges con tantas ganas que ni si quiera aguantas el tiempo medio establecido (ojo, que estamos hablando de unos siete minutos) sin conseguir frenar el éxtasis de placer. Has llegado al orgasmo tan rápido que tu acompañante se queda fuera de juego sin tan siquiera haber empezado la partida…

La precocidad en alcanzar el clímax suele atribuírsele a los hombres, pero no nos equivoquemos. Muchas mujeres también se sobreexcitan con facilidad, toman carrerilla y llegan a meta antes de tiempo. Cierto que podemos trabajar el multiorgasmo para que nadie se quede por el camino y continuar gozando mientras dejamos que la otra persona se apañe para disfrutar de ese apoteósico final, pero también podemos aprender a esperar poniendo en marcha estos sencillos trucos para frenar el orgasmo.

1. Haz descansos

Nadie ha dicho que os vayáis a ver la televisión o a cenar algo de pronto e interrumpir el coito, pero sí que puedes ralentizar el ritmo y jugar al inicio, parada y vuelta a empezar. Cuando notes que el control del placer se te está yendo de las manos y percibes que inevitablemente vas a tener un orgasmo en pocos segundos, frena en seco y reinicia. Siempre con una sonrisa y sin hacer dramas del estilo ‘¡oh Dios! ¡Para, que me voy a correr!’
Convierte tus paraditas en un juego para que la otra persona también disfrute y aprovecha ese momento para preguntarle, por ejemplo, qué posición le apetece practicar.

2. Un agarrón de pene a tiempo

Esta técnica se utiliza a menudo para evitar un final feliz repentino. Es bien sencilla y puede ponerla en práctica cualquiera de las dos partes. Justo antes de que él vaya a eyacular, con el dedo pulgar y el índice, apretar suavemente el grosor del pene. De esta manera la erección se reduce significativamente dejando tiempo a la otra persona para que alcance el punto máximo de excitación.

Kissing and playing in bed

3. Controla la postura

Si eres de orgasmo fácil, deberías procurar evitar determinadas posturas. En el caso de los hombres, la cowgirl o vaquera les vendrá bien para dejar que sean ellas quienes controlen el ritmo y profundidad de la penetración. Para las precoces, por el contrario, les vendrá fenomenal la postura del perrito en la que el clítoris queda a desmano y tienen la posibilidad de arquear la espalda, apoyar el torso o mover la cadera para evitar la estimulación del punto G.

Así, cuando hagamos uno de esos recomendados descansos, aprovecha para recolocarte en la posición que menos intensidad de placer te dé. ¡Sin pasarte! Que tampoco buscamos que te quedes sin llegar tú a meta.

4. Mira al techo

A la pared o al suelo. Como si prefieres cerrar fuertemente los ojos. La idea es que desconectes momentáneamente de la situación para frenar la excitación y dejar margen a nuestro acompañante. No hace falta que pienses en gatitos, en problemas, en lo que vas a llevarte mañana en el tupper o dónde habrás guardado aquel bañador de palmeras que tan bien te vendrá para irte de vacaciones…. Debes continuar allí en cuerpo procurando que tu espíritu deje de clamar al cielo ‘¡así! ¡así! ¡qué gusto!’ y opte por un calmado ‘me está encantando, pero voy a intentar esperar un poco’.

5. Usa un spray de retardo

Solo para ellos: si los métodos naturales no te funcionan y la eyaculación precoz sigue siendo la gran protagonista de tus encuentros sexuales, deberías saber que existen aerosoles tópicos que se aplican sobre el pene 10 minutos antes entrar en faena y ayudan a que la erección dure entre 30 y 60 minutos sin imprevistos. Y cómo no, un clásico: prueba con condones un poco más gruesos de los habituales para disminuir la sensación de roce y, en consecuencia, el acelerado orgasmo.

6. Ríete

Si disfrutas de una buena sesión de sexo divertido que incluya risas, puedes tener en tu mano la clave para no alcanzar el clímax en pocos minutos. Al reírnos a carcajadas se contraen los músculos del abdomen, la vagina y el pene, respectivamente. Así que esta será una forma de frenar las impulsivas descargas de placer de tus genitales. Y, de paso, un momento ideal para echarte unas risas y pasártelo de lujo. ¿Alguien da más?

Click aquí para cancelar la respuesta.