¿Mucho sexo puede aumentar el tamaño de la vagina?

A las consultas de los sexólogos pueden llegar todo tipo de preguntas porque la sexualidad genera muchas dudas. Esta es una que se plantea con relativa frecuencia, ¿cambia el tamaño de la vagina? ¿mucho sexo puede hacer que se ensanche?

Vayamos por partes: los barómetros que se utilizan hoy son los de los estudios llevados a cabo en los años 60 por los estudios de Masters and Johnson: ellos midieron 100 vaginas de mujeres que nunca habían tenido hijos. El tamaño medio oscilaba entre los 6 y 8 centímetros sin excitación, mientras que en las que habían sido estimuladas las medidas aumentaban: de 10 a 11.5 centímetros. Porque la vagina como el pene, crece cuando la situación lo requiere: sea por la relación sexual o por el parto.

O sea que, para responder al título de este artículo, sí, la vagina puede ensancharse: “La vagina sí cambia a lo largo de la vida y en las diferentes etapas. Por ejemplo, después de un parto se queda muy descolgada y la mujer necesita volver a fortalecer esta zona para que recupere su resistencia y elasticidad anterior. Considero que sí se puede ensanchar o se puede trabajar en ella. ¿Por qué? Porque tenemos como ejemplo a actrices porno y personas dedicadas al espectáculo (hay acróbatas sexuales capaces de introducirse que así lo confirman, que con entrenamiento diario ayudan a que esta pared se ensanche”, comenta la sexóloga Raquel Graña.

Woman with Hands Holding her Crotch

No es tanto el tamaño sino la elasticidad de la zona

“Si bien, lo más importante no es ensanchar esta zona, es fortalecerla a través de ejercicios de Kegel para tener unas relaciones más placenteras y evitar las pérdidas de orina futuras”, añade. En efecto, lo más importante es trabajar ese tono muscular porque hablamos de un área muy elástica, que puede albergar desde un tampón a servir de pasillo para que salga un bebé.

El tejido de esta parte del cuerpo es muy agradecido y se recupera con bastante facilidad siempre y cuando lo cuidemos (por ejemplo, después del parto). Tanto las bolas chinas (de las que hablamos de forma recurrente en El Sextante) como los ejercicios Kegel (de los que también hemos hablado), te ayudarán en esta tarea. También en boutiques eróticas puedes encontrar geles/cremas que ayudan a tonificar esta zona.

Y siguiendo con la misma lógica del ensanchamiento, ¿si no tuvieras sexo se atrofiaría? Pues como comentábamos en este artículo , no, no hay ningún riesgo: lo más que podría producirse es una pérdida de lubricación natural de tu cuerpo.

Click aquí para cancelar la respuesta.